12:33 am - Jueves agosto 16, 2018

Te Casaste… ¿Y Ahora Qué?

Por Wajahat Hussein

Los méritos de casarse, y especialmente casarse a edad temprana, son muchos.

Existen numerosos versículos del Santo Corán y dichos del Santo Profeta y su Ahlul Bayt (la paz sea con ellos) que ensalzan las virtudes de casarse. Muchas de estas tradiciones son casi de común conocimiento entre los musulmanes, tales como que el matrimonio completa la mitad de tu fe y una unidad de plegarias de una persona casada equivale a setenta unidades de oración de una persona que no está casada. Los ejemplos también se hallan en la historia en tanto que nuestros Imames se han casado a temprana edad, y muchos de ellos se casaron varias veces. A través de estas fuentes, queda bien establecida la importancia del matrimonio en el Islam.

A la vez que es muy recomendable casarse a una temprana edad, también es importante considerar el impacto social del matrimonio. Una comunidad consiste en un grupo de familias y las familias están formadas por los lazos del matrimonio. Por lo que es imperativo ser conscientes de los desafíos que entraña el estar casados, y saber cómo hallar soluciones a cualquier problema que pueda surgir. Una de las peores cosas que puede sucederle a una comunidad es un divorcio, y ese, infortunadamente, es un problema en nuestras comunidades. La tasa norteamericana de divorcios se acerca al 50%, y aunque no existen estadísticas oficiales acerca de la tasa de divorcio en diferentes comunidades musulmanas, muchos de nosotros conocemos a alguien de nuestra familia o amigos que han sido afectados por el divorcio. El Imam Sadiq (la paz sea con él) ha dicho que no hay algo que disguste más a Allah que el divorcio, y existen numerosas tradiciones afirmándolo. El divorcio es muy dañino para la sociedad, y especialmente para las mujeres, ya que les acarrea un estigma muy difícil de quitar. E infortunadamente, muchos divorcios en nuestra comunidad ocurren en los primeros años del matrimonio, cuando la pareja no está preparada para afrontar los desafíos del matrimonio. Las parejas deben darse cuenta que el matrimonio es un proceso activo que requiere esfuerzo y sabiduría para ser mantenido. No es un proceso pasivo que funcionará por sí solo.

Las parejas de recién casados definitivamente deben sacar provecho de los consejos matrimoniales de un religioso o incluso de fuentes seculares para ser ayudados a sortear los desafíos del matrimonio. Sin embargo, hay algunas cosas simples que las parejas pueden hacer para mantener fuerte y alegre su matrimonio. Uno de los mayores retos proviene del manejo del tiempo. Cuando estamos solteros, tenemos mucho tiempo para llevar a cabo nuestras obligaciones y hacer actividades extracurriculares si lo deseamos. Una vez que nos casamos, el manejo del tiempo se convierte en un todo un tema, ya que se debe dar tiempo a la familia, a los amigos, al trabajo, a la comunidad y a las actividades recreativas. Tanto el esposo como la esposa deben planear de antemano y aprender cómo pasar su tiempo de manera sabia. Estar cortos de tiempo y no ser capaces de cumplir con algunas de nuestras obligaciones pautadas nos puede acarrear mucha tensión en la relación. Existirán algunos eventos y obligaciones a las que posiblemente se podrán asistir y la pareja debe hacer el mejor uso de su tiempo y decidir a qué eventos asistir. Como una extensión de esto, la pareja debe estar segura que tendrán tiempo para pasarlo juntos. Entre el tiempo pasado con la familia y la comunidad, a veces, el compartir tiempo juntos puede ser dejado de lado. Pasar tiempo de calidad juntos ayudará al fortalecimiento den lazo entre marido y mujer.

Otro aspecto del matrimonio que puede causar roces es tener expectativas irreales. La gente puede cambiar y cambiará. Muchas parejas seguramente tendrán diferentes puntos de vista sobre algunos temas de la vida. Notarás algunas diferencias en tus propios puntos de vista ahora comparado con diez años atrás. En tanto que los principios religiosos más importantes no se afecten, está bien esperar algunos cambios en la visión de tu cónyuge a medida que pasa el tiempo. Puede que no sea exactamente lo que tú creas, pero discutir estos cambios sin saltar a conclusiones enojosas es clave para lograr la felicidad matrimonial. Abrazar las diferencias mutuas y trabajar para convertirse en mejores musulmanes debe ser una práctica para cada pareja.

Finalmente, otro problema que puede desbaratar el matrimonio es n o poner suficiente empeño en prestar atención a tu cónyuge. Durante el proceso de conocer a tu pareja antes del matrimonio, ambos son muy cuidadosos en ser respetuosos y amables el uno con el otro. Están ansiosos por llenar de regalos y cumplidos al otro. Esto puede producir un lazo muy fuerte entre marido y mujer, pero también puede causar cierta desilusión más tarde en el matrimonio si tales atenciones no son demostradas para con el otro. Si bien es difícil mantener el mismo nivel de amor y amabilidad en las actividades diarias del matrimonio, ciertamente no es imposible. Un simple regalo o una palabra amable aquí o allí pueden ser de gran ayuda. Debemos descubrir qué hace más feliz a nuestra pareja y darle un poquito de eso cada vez que podamos. Un anciano caballero al que tuve el placer de conocer, me dio un buen consejo acerca de cómo tener un matrimonio fuerte. Él ha estado casado por cincuenta años y me dijo que lo más grande que recuerda es, “Lo que sea que hayas hecho para que se case contigo, haz lo mismo para que estén felices.” Esto será diferente para cada pareja, pero es esencial tener un matrimonio feliz.

Hay un gran libro del Ayatola Ibrahim Amini, titulado Principles of Marriage and Family Ethics (disponible en línea) que da un buen número de actos recomendables para aquellos que están casados. Usemos estas gemas de nuestra Ahlul Bayt y piadosos académicos para fortalecer nuestros matrimonios, de modo que seamos afortunados en este mundo y en el otro.

Traducido por Fabiana Ríos, para UMMA, de:

http://www.islamicinsights.com/news/community-affairs/you-re-marriednow-what.html

 

Filed in: Familia, Moral y Familia

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.