10:35 pm - Sábado julio 20, 2019

El Carácter de la Mujer desde la Perspectiva del Islam

Por: Mahdi Mahrizi

El tema del carácter de la mujer tiene un papel preponderante en el reconocimiento de la mujer en todo credo y religión y cada curso de pensamiento puede, a través de la imagen que muestra para el carácter de la mujer, dar su opinión y dejan al descubierto su posición a este respecto en otros temas acerca de la mujer. En otras palabras, todos los demás temas como: los derechos de la mujer, su participación social, las perfecciones morales, el velo y el arreglo son importantes y tienen correlación con el tema del carácter de la mujer.

Por lo tanto el estudio y la investigación del tema de la mujer desde la perspectiva del Islam, también deben ser dirigidos desde esta posición. Además, se tiene que hacer explícito que indicar el punto de vista del islam con respecto de la mujer debe ser, por un lado, compatible con las incontrovertibles fuentes religiosas, y por el otro lado, debe ser obediente y corresponderse a las conclusiones, circunstancias y efectos de esta teoría. De otro modo, el tema sería incompetente para ser una fuente de dependencia y base de inferencia.

Nuestro punto de vista es que desde una perspectiva islámica, la mujer es un ser humano, que tiene todos los talentos desarrollados, falta de defectos o fallas en la esencia de su entidad. Y, a pesar de poseer todos los factores de perfección y desarrollo, como los hombres, posee un carácter independiente y jamás es parásito de los demás. Porque Allah ha creado al hombre y dividió a la raza humana en dos clases: hombre y mujer, por el bien de sus eternidades. Y clasificar a las creaturas en macho y hembra es, de hecho, una regla general, en este mundo material.

Allah ha jurado por esta realidad en Su Santo Libro: “¡Por Quien ha creado varón y hembra!” (Corán 92:3)

Por lo tanto, la masculinidad y feminidad no son, en verdad, características peculiares a los seres humanos, sino, más bien, son una forma de existencia de todos los seres. Y como no pueden jamás ser considerados como un defecto o un mal de parte de todas las cosas, lo mismo es cierto respecto del género humano. Esta inferencia religiosa puede ser aplicada al caso de la mujer en muchos aspectos y respectos.

El Santo Corán

El Corán es ciertamente la fuente más importante de reconocimiento de la religión al ser un libro intacto e incorrupto, de acuerdo al que los demás libros y fuentes deben ser medidos y juzgados y aceptado sólo cuando prueben ser compatibles o incongruentes con él. Para familiarizarse con el punto de vista coránico con respecto del carácter de la mujer, debo exponer seis preguntas, cuyas respuestas dadas en este Libro Divino describirán la verdadera personalidad de la mujer, según sigue:

La Creación del Hombre y la Mujer

*La creación del primer hombre y la primera mujer ha sido descripta, a manera de historia, en muchos versículos del Corán. Primero Allah ha evaluado a los ángeles que pretendía poner como vicerregente y representante en la tierra: “Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: ‘Voy a poner un sucesor en la tierra…’ (Corán 2: 30)

*En otros versículos en la sura al- Hijr, dijo a los ángeles: “Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: ‘Voy a crear un mortal de barro arcilloso, maleable, y, cuando lo haya formado armoniosamente e infundido en él de Mi Espíritu, caed prosternados ante él.” (Corán 15: 28- 29)

*Luego, Él enseñó a Adán todos los nombres sellando un pacto con él: “Enseñó a Adán el nombre de todos los seres…” (Corán 2: 31)

“Habíamos concertado antes una alianza con Adán, pero olvidó y no vimos en él resolución.” (20: 115)

*En otro lugar, Él dice: “¿No he concertado una alianza con vosotros, hijos de Adán: que no ibais a servir al Demonio…?” (Corán 36: 60)

*Después que Adán y su esposa viven en el cielo: “Dijimos: ‘¡Adán! Habita con tu esposa en el Jardín…’” (Corán 2: 35)

Entonces comienza la tentación de Satán cuando tienta a Adán y a su esposa, Eva, o jura falsamente seduciéndolos a ambos para que cometan ese pecado con engaños, timándolos para que coman del árbol prohibido, haciendo que se desvíen de los cielos.

*En el santo Corán, dice:

“Dijimos: ‘¡Adán! ¡Habita con tu esposa en el Jardín y comed de él cuanto y donde queráis, pero no os acerquéis a este árbol! Si no, seréis de los impíos. Pero el Demonio les hizo caer, perdiéndolo, y les sacó del estado en el que estaban. Y dijimos: ‘¡Descended! Seréis enemigos unos de otros…’” (Corán 2: 35- 36)

*La amenaza, rebelión y desobediencia sólo pudieron ser producidas de parte de Adán: “Adán desobedeció a su Señor y se descarrió.” (Corán 20: 121)

*En ese momento, Adán y su esposa comenzaron a pedir perdón a Allah Todopoderoso por su falta, confesando su mal proceder, buscando el perdón y misericordia de Dios: “Y dijeron: ‘¡Señor! Hemos sido injustos con nosotros mismos. Si no nos perdonas y Te apiadas de nosotros, seremos, ciertamente, de los que pierden.” (Corán 7: 23)

*Luego Adán recibe ciertas palabras y Allah cede para con él: “Adán recibió palabras de su Señor y Éste se volvió a él. Él es el Indulgente, el Misericordioso.” (Corán 2: 37)

Reflexionando y haciendo una pausa para meditar acerca de esta historia, los versículos que han sido citados, nos llevarán al hecho que no hay diferencia o distinción afirmada en el Corán en cuanto a la creación del hombre y la mujer. Por lo tanto es incorrecto atribuir todas las características de fortaleza al hombre y las de debilidad y deficiencia a la mujer, ya que se habla acerca del ser humano y el hombre o de hijo de Adán como un símbolo y especie representativo de la raza humana.

Por consiguiente, con respecto a la vicerregencia y sucesión, respirar el “alma de Dios”, la prosternación “en obediencia” de los ángeles, la enseñanza de los nombres, el malvado susurro de Satán, la rebelión y la desobediencia, la alianza y el contrato, la selección y elección, la recepción de palabras y el material incesante de la creación, ambos son iguales.

Para completar la discusión de este tema, deben ser estudiados y examinados cuidadosamente otros dos temas a los que los versículos de la creación del hombre se refieren.

La Creación de la Mujer desde el Hombre

Cuando leemos algunos versículos coránicos, podemos concluir que Allah ha creado a la mujer del hombre, y esto es considerado como una especie de deficiencia de la mujer.

Estos versículos son los siguientes:

* “¡Hombres! ¡Temed a vuestro Señor, Que os ha creado de una sola persona, de la que ha creado a su cónyuge, y de los que ha diseminado un gran número de hombres y mujeres!” (Corán 4:1)

* “Él es Quien os ha creado de una sola persona, de la que ha sacado a su cónyuge…” (Corán 7: 189)

* “Os ha creado de una sola persona, de la que ha sacado su cónyuge…”  (Corán 39: 6)

* “Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros…” (Corán 30: 21)

* “Allah os ha dado esposas nacidas de vosotros.” (Corán 16: 72)

* “Os ha dado esposas salidas de vosotros y parejas salidas de vuestros rebaños.” (Corán 42: 11)

En el primero de los tres versículos, se afirma que los hombres han sido creados de un ser, y que de ese ser se crearon sus parejas. En los siguientes tres versículos, este tema se menciona en forma de plural y dirigiéndose a todos los hombres que sus esposas fueron creadas de sus propios seres. Reflexionando nuevamente y meditando todos los versículos como un todo, ciertamente se indicará que Dios pretende decir que la esposa del hombre es su compañera y equivalente y de su ser, no es extraña a él o creada de “su cuerpo”. Como esto es cierto, debe decirse que cada esposa fue creada de su propio esposo, por lo tanto, los últimos tres versículos deben ser tomados como evidencia y prueba para manifestar y esclarecer el significado de los primeros versículos.

En la interpretación de estos versículos, el Ulema At- Tabataba’i dice:

El aparente significado del versículo: “y de la que ha creado a su cónyuge” siendo que Dios ha creado una esposa de la misma especie que el hombre, y todos los seres humanos pertenecen a dos individuos iguales y equivalentes.

La palabra “Min”, “de”, en el versículo es una preposición genética, es decir que “muestra el origen de algo”. Este versículo, como otros versículos, argumenta el tema de  la creación de la mujer y el hombre, como los versículos: “Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros…” y el versículo: “Allah os ha dado esposas nacidas de vosotros…” y otros. Sobre esta base, lo que sea que se afirme con respecto de estas interpretaciones como que la denotación de este versículo es para indicar el hecho que la mujer deriva de Adán y de una parte de él de acuerdo a algunas narraciones “una de las cuales afirma que Dios ha cread a la esposa de Adán de su costilla”, siendo todas afirmaciones sin base porque no se estableció jamás evidencia alguna. [37][1]

Esta afirmación fue sostenida por Wahbah Zuhayli, un exégeta sunita, que la citó de Al- Fakhr Ar- Razi [38] [2]

Lo que puede concluirse de toda esta discusión es el hecho que el Corán, cuando hace símiles entre la mujer y el hombre, se concentra en el origen y la raíz y la unidad de la especie de los dos. Cualquier otra afirmación distinta de este tema, debe ser desechada. Además, nos referiremos a algunas tradiciones que están allí para apoyar esta conclusión:

Se le preguntó una vez al Imam As- Sadiq: Algunas personas afirman que Eva es creada de la costilla de Adán ¿qué dices tú? Él (A) contestó: “Ciertamente Dios es absolutamente puro y libre de esto.” ¿Es Dios incapaz de crear una esposa para Adán de su costilla? De modo de cerrar la puerta y no dar lugar o excusa a explotar por algunas mentes malvadas para plantar dudas, decir que Adán ¿¡se ha casado consigo mismo!? Que Dios juzgue entre nosotros y esa gente. [39] [3]

En otro hadiz se dice: Dios ha creado a Eva del excedente de la arcilla de Adán, y la hizo parecida a él. [40] [4]

Filosofía de la creación de la Mujer

En dos versículos coránicos se hace una referencia a un tema del que podemos concluir una suposición, que la mujer fue creada del hombre y ella es un parásito para él.

En este acto, cito estos versículos, después de ello elaboraré y explicaré sus significados:

* “Él es Quien os ha creado de una sola persona, de la que ha sacado a su cónyuge para que encuentre quietud en ella. Cuando yació con ella, esta llevó una carga ligera con la que iba de acá para allá; pero cuando se sintió pesada, invocaron ambos a Allah, su Señor. ‘Si nos das un hijo bueno, ciertamente, seremos de los agradecidos.’” (Corán 7: 189)

*”Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ellos signos para gente que reflexiona.” (Corán 30: 21)

De estos versículos puede entenderse que la filosofía de la creación de la mujer es la paz y el reposo del hombre. De hecho, la causa original para la vida siendo hombre, y las mujeres fueron creadas para otorgarles descanso y reposo.

En respuesta a esto, debemos decir que esta tranquilidad y reposo no pueden ser de un solo lado, sino que es mutua entre el hombre y la mujer, ya que el afecto y la bondad mencionados en el segundo versículo, es afirmada como mutua y recíproca para los dos. Además, el versículo consideró esta afinidad como uno de los signos de Dios y en el primer versículo si vivir en paz se afirma para uno solo de ellos, debe ser interpretado a la luz del segundo versículo.

Al exponer el segundo versículo, el Ulema At- Tabataba’i dijo: El significado del versículo “Él es Quien os ha creado de una sola persona, de la que ha sacado a su cónyuge,” es que Él, Dios, creo de vuestra especie, vuestro equivalente, de modo que os beneficiéis y obtengáis ventajas. Porque toda mujer y todo hombre están provistos de genitales similares que se complementan entre sí y cuando se reúnen dan lugar a producción. Es decir, por la acción de ambos órganos sexuales, la obra de la producción y la procreación de la descendencia son logradas y satisfechas. Basados en esto, cada uno de ellos, “hombre y mujer”, tiene una deficiencia y se halla necesitado y desea otro cónyuge, y al interactuar juntos, resulta una completa producción total. Debido a esta necesidad y carencia, cada uno de ellos se siente inclinado y se dirige hacia el otro y cuando la copulación es concluida cada uno siente calma y paz. Porque cada imperfecto está muy deseoso y ansioso por aquello que lo complementa, y todo querer está inclinado a lo que llena su necesidad y lo perfecciona.  Este es exactamente el apetito sexual “lujuria”, que está establecido y depositado dentro de ambos cónyuges. [41] [5]

En resumen, lo que los versículos coránicos intentan demostrar no es la filosofía de la creación de la mujer, sino que de hecho narran la clase de conexión espiritual y vital entre hombre y mujer, y la ligazón entre sí.

Cómo Presenta los Talentos de los Hombres y Mujeres el Corán

La segunda pregunta cuya respuesta debe ser fundada en el santo Corán es: ¿Cómo fueron divididas las aptitudes y habilidades de la mujer y el hombre en el Corán? Y ¿se afirma de todas ellas que pertenecen sólo al hombre? ¿o no se menciona diferenciación en él?

Además, en el Corán se hallan muchos versículos demostrado los talentos y poderes genéticos y legislativos de los seres humanos, usando en todos lados las palabras “hombre” y “raza humana” como expresiones generales, sin excepción de la mujer o preferencia por los hombres encima de las mujeres.

Con respecto a la aptitud, el Corán se refirió a los siguientes puntos:

Espíritu Divino

El  hombre tiene “en sí” un Espíritu Divino, y este mérito no es distinguido solo al hombre.

“y, cuando lo haya formado armoniosamente e infundido en él de Mi Espíritu, caed prosternados ante él.” (Corán 15: 29)

Obra y Modificación en la Creación

“Hemos creado al hombre dándole la mejor complexión.” (Corán 95: 4)

“¡Hombre! ¿Qué es lo que te ha engañado acerca de tu noble Señor, que te ha creado, dado forma y disposición armoniosas…?” (Corán 82: 6)

Técnica de Administración

“Él os ha dado el oído, la vista, el intelecto. ¡Qué poco agradecidos sois!” (Corán  67: 23)

La Creación Divina

“¡Profesa la Religión como hanif, según la naturaleza primigenia que Allah ha puesto a los hombres!” (Corán 30: 30)

Consciencia Moral

“¡Por el alma y Quien le ha dado forma armoniosa, instruyéndole sobre su propensión al pecado y su temor a Dios!” (Corán 91: 7- 8)

Portar la Verdad

“Propusimos el depósito a los cielos, a la tierra y a las montañas, pero se negaron a hacerse cargo de él, tuvieron miedo.” (Corán 33: 72)

Además él consideró que todos los potenciales naturales pertenecen al hombre; refiriéndose a él usando el plural y con expresiones como “los hizo dóciles para vosotros, creó para vosotros, hizo para vosotros”: “Y ha sujetado a vuestro servicio todo lo que está en los cielos y en la tierra.” (Corán 45: 13)

“Él es Quien creó para vosotros cuanto hay en la tierra.” (Corán 2: 29)

“Os ha hecho de la tierra lecho y del cielo edificio. Ha hecho bajar agua del cielo…” (Corán 2: 22)

Con respecto de educar a los seres humanos, son usados el pronombre plural con términos masculinos: “El Compasivo ha enseñado el Corán. Ha creado al hombre, le ha enseñado a explicar.” (Corán 55: 1-4)

“…que ha enseñado el uso del cálamo, que ha enseñado al hombre que no sabía.” (Corán 96: 4- 5)

En relación con delegar en los apóstoles y legislar una religión y hacer descender una escritura, tampoco hay diferenciación o distingos: “Él es quien ha mandado a los gentiles un Enviado salido de ellos, que les recita sus aleyas, les purifica y les enseña la Escritura y la Sabiduría.” (Corán 62: 2)

¿Cuál es el Objetivo de la Creación de la Mujer y el Hombre?

¿Existe alguna diferencia en el objetivo de la creación de la mujer y el hombre? ¿El Corán ha establecido alguna distinción entre las mujeres y los hombres a este respecto? Las respuestas para estas preguntas son definitivamente negativas, según menciona el Corán, el objetivo de la creación es la sumisión y la devoción, no existe ninguna diferencia con relación a esto entre la mujer y el hombre. Tampoco es vista separación entre ellos con respecto al final de la invitación “da’wah” de los mensajeros, que es la vida y el vivir.

“No he creado a los genios y a los hombres sino para que Me sirvan.” (Corán 51: 56)

“¡Creyentes! ¡Escuchad a Allah y al Enviado cuando éste os llama a algo que os da vida!” (Corán 8: 24)

¿Cómo Gozan de los Valores la Mujer y el Hombre?

Muchos valores que son manifestados en el Corán pueden ser una medida de criterio moral para el hombre, y en los que no se ve distinción ni preferencia. Estos valores son los siguientes:

Fe y Buenas Acciones

“Al creyente, varón o hembra, que obre bien, le haremos, ciertamente, que viva una vida buena y le retribuiremos…” (Corán 16: 97)

Sabiduría

“… para que Allah también eleve la categoría de aquéllos de vosotros que crean y reciban la Ciencia.” (Corán 58: 11)

Piedad, “Taqwah”

“¡Hombres! Os hemos creado de un varón y una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y  tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Allah, el más noble de entre vosotros es el que más le teme.” (Corán 49: 13)

Competir en la Fe

“Y los más distinguidos, que son los más distinguidos. Éstos son los allegados,” (Corán 56: 10- 11)

La Jihad, la “Lucha”

“…Allah ha puesto a los que combaten con su hacienda y sus personas, un grado por encima de los que se quedan en casa.” (Corán 4: 95)

Emigración

“Su Señor escuchó su plegaria: ‘No dejaré que se pierda obra de ninguno de vosotros, lo mismo si es varón que si es hembra, que habéis salido los unos de los otros. He de borrar las malas obras de quienes emigraron y fueron expulsados de sus hogares, de quienes padecieron por causa Mía, de quienes combatieron y fueron muertos, y he de introducirles en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos: recompensa de Allah.’ Allah tiene junto a Sí la bella recompensa.” (Corán 3: 195)

Para continuar con la exposición de los valores es apropiado relatar un relato de la historia de la primera etapa del Islam

Muqatil narra: Cuando Asma’, la hija de los omeyas volvió con su esposo Ja’far desde Abisinia, se acercó a las esposas del Mensajero de Allah, (PB) y dijo: “¿Existe algún versículo revelado en el Corán con relación a las mujeres?” La respuesta que le dieron fue negativa. Allí se dirigió al Profeta (S) diciéndole: “Las mujeres padecen pérdida y detrimento todo el tiempo.” El Profeta le preguntó: “¿Por qué?” Ella respondió: “Porque Allah jamás se ha referido a ellas en buenos términos, como lo hace respecto de los hombres.”

Después de eso, fue revelado el siguiente versículo: “Allah ha preparado perdón y magnífica recompensa para los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las  creyentes, los devotos y las devotas, los sinceros y las sinceras, los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes, los que dan y las que dan limosnas, los que y las que ayunan, los castos y las castas, los que y las que recuerdan mucho a Allah.” (Corán 33: 35)

¿Cómo Puede Obtenerse la Felicidad por Parte del Hombre y la Mujer?

El Corán ha presentado sólo un camino hacia la felicidad del hombre e invitó y pidió a los Hijos de Adán, hombres y mujeres, seguir y adoptar ese camino.

“¿No he concertado alianza con vosotros, hijos de Adán: que no ibais a servir al Demonio, que es para vosotros enemigo declarado, sino que ibais a servirme a Mí? Esto es una vía recta.” (Corán 36: 60-61)

A través de las cinco plegarias diarias “obligatorias”, cada devote del Islam le implora a Dios cinco veces, día y noche, que lo guie por el camino recto, que es el camino de la guía.

El Enemigo de la Mujer y el Hombre en el Curso de la Perfección

¿El  hombre y la mujer tienen enemigos en el camino  a la felicidad? ¿Es su enemigo algo común? ¿Es enemigo de cada uno al mismo grado? Estas son preguntas cuyas respuestas deben ser dadas dentro de la última pregunta. Algunos pensamientos ineficaces e ignorantes indican que desde el punto de vista de la religión, Satán es enemigo del hombre en tanto que le propone amistad a la mujer, y que Adán fue embaucado la primera vez por Satán a través de su esposa.

El santo Corán ve a esta idea como errónea. Además, los versículos de la creación indican que Satán ha murmurado y provocado a Adán y a Eva para que pequen y ambos se extraviaren. Pero después ambos confesaron ante su Señor que los dos se habían engañado a sí mismos. En otros versículos el Corán considera a Satán como el enemigo del hombre, no el enemigo de los hombres. “… el Demonio es para el hombre enemigo declarado.” (Corán 12: 5)

Allah Todopoderoso también hizo una alianza con todos los hijos de Adán encargándoles que se mantuviesen alejados de Satán, como se manifiesta en la sura Ya- sin: “¿No he concertado una alianza con vosotros, hijos de Adán: que no ibais a servir al Demonio, que es para vosotros, enemigo declarado?” (Corán 36: 60)

Para resumir el debate, puede decirse que el santo Corán jamás mantiene diferencia alguna entre la personalidad de la mujer y la del hombre, sino más bien que los observa iguales como una entidad humana pura, preparando para ambos las bases del desarrollo  y el progreso. La única diferencia yace en el hecho que el Corán considera a la mujer y al  hombre como complementarios entre sí en la vida humana.

“… son vestidura para vosotros y vosotros lo sois para ellas.” (Corán 2: 187)

En su exposición de este versículo, el Ulema At- Tabataba’i escribe: “Por vestidura, “libas”, el significado comúnmente conocido es indicado como todo aquello con que el hombre cubre su cuerpo. Estas dos oraciones son usadas en sentido metafórico, ya que cada mujer y cada hombre refrenar al otro de seguir malos caminos y conformar una unión apropiada, y cada uno de ellos es el atuendo del otro, cubriendo sus defectos y protegiendo sus partes privadas. [42] [6]

La Sunnah Profética

A través y entre las tradiciones, una manifestación elocuente que manifiesta los puntos de vista de nuestros líderes religiosos, los Imames, es citada en cuanto al carácter de la mujer, y a la que me referiré a continuación:

Parejas de los Hombres, “Shaqaayiq”

Se narra del Mensajero de Allah (PB) que dijo: “Las mujeres, ciertamente, son las parejas, “shaqaayiq”, de los hombres.” [43] [7]

Se cita el mismo hadiz con otras versiones como: “Ellas, ciertamente, son iguales a los  hombres,” y “Las mujeres son pareja de los hombres.” [44] [8]

En cuanto al significado de la palabra “shaqaayiq”, los lexicógrafos escriben: Las mujeres son, en verdad, parejas de los hombres, eso significa que ellas son iguales y similares a ellos en costumbres, comportamiento y naturaleza, de manera que puede decirse que las mujeres no han sido separadas de los hombres. [45] [9] La raíz del término “shaqiq” da el significado de hermano total, “del mismo padre y la misma madre”.

El Paraíso está Bajo los Pies de las Mujeres

En un hadiz narrado del Profeta (S), él dijo: “Ciertamente el Paraíso está bajo los pies de la mujer.” [46] [10] Este hadiz ha sido registrado en los libros de hadiz con otras versiones, como: “El Paraíso se halla bajo los pies de las madres,” [47] [11] y “La construcción del Paraíso está bajo los pies de las madres,” [48] [12] y otros.

Honrar a las Mujeres

Con respecto a honrar a las mujeres, el Profeta (S) dijo: “Los mejores de vosotros son aquellos que son amables con vuestras esposas.” [49] [13]

También dijo: “Nadie honra a las mujeres sino los magnánimos, y nadie insulta a las mujeres sino los malvados depravados.” [50] [14]

El punto a destacar aquí es que nuestros líderes religiosos han recomendado en sus últimos testimonios y las situaciones más críticas, respetar los derechos y la dignidad de las mujeres.

En el último año de su época y en su Peregrinaje de Despedira, “hijjat alwadaa”, al que asistió una inmensa multitud, el Mensajero de Allah (S) se dirigió a las personas diciendo: “¡Hombres! Vuestras esposas tienen el derecho sobre vosotros y vosotros los tenéis sobre ellas… así que tened la ira de Dios con respecto a las mujeres y deseadles todo lo bueno.” [51] [15]

El Imam Ali (P), después de haber sido atacado en la decimonovena noche del Mes de Ramadán, llamó a sus hijos dándoles a ellos y a todas las personas a lo largo de la historia, preciosas recomendaciones, entre las cuales también fue citada la siguiente máxima: “Les recomiendo que observéis vuestro deber para con Allah con respecto de las mujeres y los esclavos que poseéis por vuestra mano derecha. Como última cosa recomendada por vuestro Profeta dijo: ‘Os encargo a los dos débiles: las mujeres y lo que poseéis por vuestra mano derecha.’” [52] [16]

Lo que puede concluirse de esta afirmación es que la costumbre de esclavizar a “otros” nunca es aprobada del todo por la religión, y que se han hecho numerosos esfuerzos por abolirla y erradicarla de la sociedad humana. Además, algunas leyes y regulaciones han sido reveladas y promulgadas para cambiar y remover esta abominable práctica con el paso del tiempo. Con respecto de las mujeres, se siguió y aplicó el mismo método, a los efectos que nuestra religión jamás pretendió discriminar hombres de mujeres, y el objetivo de algunas de las leyes y reglas fue crear un acompañamiento gradual en la sociedad y erradicar ese hábito para siempre.

La Creencia Oculta

Todos los musulmanes, chiitas y sunitas, alardean de su historia debido a que tienes mujeres virtuosas y castas, enumerándolas con distinguidas características de las que los hombres carecen.

Entre estas grandes damas notables podemos referirnos a: Jadiyah; Fátima (A); Umm Salamah; Zaynab; Hamidah, la esposa del Imam as- Sadiq (A); Sawsan, la madre del Imam al- Hassan al- Askari (A); Hakima, la hija del Imam al- Jawad (A) y Umm Ahmad, la esposa del Imam al- Khadim (A) entre otras.

Desentrañar y examinar la biografía de las mujeres mostrará que se hallan entre los buscadores de la perfección y que cada una tenía una posición escolástica y espiritual en relación con los líderes religiosos. Aunque algunas de ellas son conocidas por tener la posición de suceder a un Imam Infalible y ser una consejera espiritual, depositaria y ejecutora de él. [53] [17]

La pregunta que surge aquí es: ¿La mujer, en esencia y naturaleza, tiene alguna diferencia con el hombre y es su causa y experiencia humana como la del hombre o la diferencia no se halla en la esencia y naturaleza, sino que difiere en la dimensión de las perfecciones humanas afectadas por circunstancias externas?

Si el primer caso es el correcto, la presencia de las mujeres de virtud y madurez y superioridad a la de muchos hombres, sería de alguna manera imposible en esencia e inaceptable. Entonces cómo puede haber tantas personas en cuya esencia aconteció un cambio radical, en tanto que no hay provisiones especiales y fuera de lo común en consideración para ellas.

Y cuando aceptamos el segundo caso, que es considerar el defecto de la mujer como un fenómeno pasajero y efímero impuesto a ellas por las circunstancias sociales, nuevamente será hecha esta pregunta: ¿son admitidas por la religión y los líderes religiosos las provisiones impuestas? ¿O estuvieron preocupados quitando esos defectos, intentando remover esas condiciones inconvenientes?

Si se acepta la primera suposición, entonces, la existencia de mujeres virtuosas y prominentes será incongruente y opuesta al propósito y objetivo de la religión. Como resultado de todo esto, es adecuado decir que no existe en absoluto diferencia entre las mujeres y los hombres con respecto de la esencia de la humanidad y aumento en el desarrollo y madurez. Y aquellas diferencias parciales fueron causadas y creadas sólo por condiciones inhumanas, con las que la religión no se halla conforme, la evidencia de ello puede ser la presencia de sobresalientes mujeres en la historia del Islam y los musulmanes, con recomendaciones enfáticas hacia la madurez y perfección.

En resumen, podemos decir que de acuerdo con la descripción y explicación del carácter de la mujer dado por el Corán, la Sunnah profética y la creencia interna de los musulmanes, no existe en absoluto diferencia en la composición y naturaleza de estas dos especies. Además, la habilidad para lograr la madurez y la búsqueda de la perfección es la misma para ambos, hombre y mujer, ya que los dos pueden alcanzar el ideal sublime y las posiciones humanas y cada uno de ellos jamás es un parásito del otro

El Ulema At- Tabataba’i posee un elegante comentario al respecto, en el que dice:

Las evidencias y la experiencia necesitan que el hombre y la mujer sean dos individuos de una y misma especie esencial, que es el ser humano. Ya que todas las marcas y señales vistas en la categoría de los hombres son vistas también en la categoría de las mujeres, sin ninguna pequeña diferencia, y el surgimiento de razas de cualquier especie sin lugar a dudas obliga a la realización de su objeto. Nadie puede negar el hecho que la categoría difiere en poco y en mucho en algunos rastros comunes, pero esto jamás puede ser causa de la anulación de la existencia de las especies en todo individuo. De esta forma queda claro que las extrapolaciones y maduraciones específicas disponibles para una especie pueden ser halladas en otras especies, de las que lograron la madurez moral a través de la fe, la adoración y complacencia de Dios. Por lo que las mejores y más abarcadoras palabras que expresan este sentido pueden estar en el siguiente versículo coránico: “…No dejaré que se pierda obra de ninguno de vosotros, lo mismo si es varón que si es hembra, que habéis salido los unos de los otros.” (Corán 3: 195) [54] [18]

Para completar este punto de vista, debo responder un par de preguntas importantes, ya que, de otro  modo, toda mi exposición no llegará a conclusión alguna y quedaría incompleta.

La primera pregunta es: Si admitimos que mujeres y hombres disfrutan de una misma esencia y naturaleza únicas, sabiendo que no son una sola entidad, i. e., que ni la mujer es hombre ni el hombre es una mujer. Entonces, ¿dónde radica el ámbito de la diferencia entre estos dos seres?

La segunda pregunta es: Algunas de las expresiones religiosas, como deficiencia del intelecto y carencia de fe de la mujer, contradicen ese punto de vista y lo debilitan. Pero si intentamos defender esta opinión “que la mujer es diferente del hombre en “aql” y “din”, debemos brindar evidencias que den respuestas a esos defectos. Por ello, como conclusión de este capítulo, haré una investigación resumida acerca de estas dos peguntas.

Ámbito de la Diferencia entre la Mujer y el Hombre

Se hacen muchas declaraciones con respecto de las diferencias entre el hombre y la mujer, con algunas de ellas creyendo que estas diferencias son pocas en número y sin valor; y algunas creyendo que existen muchas diferencias entre estas dos especies. No es fácil probar estas afirmaciones. Lo que puede citarse brevemente y defenderse es lo siguiente:

1. Existe ciertamente una diferencia entre la mujer y el hombre, y nadie puede afirmar  que existe absoluta equivalencia en todos los aspectos de la vida de la mujer y el hombre.

2. Entre las mencionadas diferencias, que pueden ser admitidas y sobre las que se coinciden, algunos temas pertenecen a la supervivencia de la especie humana. Es decir que estas diferencias son relevantes a la cualidad de la reproducción de descendencia del hombre. Naturalmente, estas diferencias tienen algunas consecuencias marginales, cuyos límites, alcance, estabilidad y declinación son controvertidas.

3. Además de todo lo mencionado, otras diferencias jamás podrían ser establecidos a través de evidencias religiosas o científicas definitivas.

4. Con respecto a las diferencias que circulan entre las personas, en la actualidad, ¿cómo podemos estar seguros que no se volverán condiciones sociales? ¿Y que no son un fenómeno pasajero? Por ejemplo, una mujer en una sociedad cerrada, puede ser confinada al hogar sin entender jamás muchos de los asuntos sociales, con su consciencia social sin ser formada. Pero si esta misma mujer es criada y crece en condiciones convenientes y favorables, nadie se atreverá a acusarla de tener un intelecto deficiente.

Basados en los puntos antes mencionados, podemos considerar, en caso de contravención de las diferencias entre el hombre y la mujer, sólo al punto en que es definitivamente establecido, y conocido que no es producto de factores sociales sino con raíces en la naturaleza y composición de la mujer y del hombre. De otro modo, la identidad de cada mujer y hombre, y su personalidad y presencia independiente nos harían creer en la unidad de todos ellos.

Esencia, Deficiencia de la Mujer

La segunda pregunta es, por lo tanto: alguna de las expresiones religiosas presentan dudas con respecto a la identidad común de la mujer y el hombre, como la frase que dice que la mujer tiene un intelecto deficiente y carencia de fe, etc.

Estudiar todas y cada una de estas muestras se halla bastante fuera del ámbito de esta investigación y exposición, pero puedo dar algunos criterios y reglas a través de los cuales podemos juzgar y tomar una decisión acerca de este “espécimen”.

A) Algunas de estas tradiciones no han sido interpretadas correctamente, pero a través de la mediación y poniendo mucho cuidado se les puede dar un sentido claro. Si se afirma en un hadiz que las mujeres tienen cierta deficiencia en el razonamiento, esto no constituirá un informe de algo creativo y hereditario en las mujeres, si no, más bien, tomando en cuenta una razón adquirida y experimental, en la que las condiciones sociales, educativas y políticas tienen total interferencia. Esto jamás debe ser tomado para indicar una inhabilidad inherente de las mujeres, sino como decir que los aldeanos tienen una cultura inferior. Y esto, si se supone cierto, jamás significa ignorancia inherente a los aldeanos, si no que ellos pueden, a través de la producción de las bases necesarias, ser iguales  e incluso superiores a los citadinos y a los hombres de sabiduría y cultura.

Es natural que si una mujer es mantenida dentro del hogar y se le nieguen las cualificaciones del honor y el conocimiento, jamás sea capaz de tener conocimiento total de los acontecimientos y procedimientos y tener el entendimiento social,  como cualquier otra persona que asiste a eventos. No se halla diferencia aquí a este respecto entre la mujer y el hombre, lo mismo será cierto en  cuanto a los hombres si son mantenidos dentro el hogar. Por consiguiente se dice lo siguiente en un hadiz: “Quienquiera que abandone un producto, ciertamente perderá dos tercios de su mente.” [55] [19]

De esta manera, el significado del hadiz de la falta de fe de “las mujeres” quedará claro. Porque lo que se pretende es que la fe no sea un estado del corazón y doctrinario, si no, más bien, una tarea y precepto implicados en lo que se refiere con el ´termino “Din” en la mayoría de las narraciones. Es decir, que la tarea “taqlif” de las mujeres es menor que la impuesta a los hombres, especialmente en los momentos de menstruación, en los que Dios las ha exceptuado de ciertos deberes e imposiciones rituales.

El hadiz de la deficiencia de la fe ha sido manifestado en la mayoría de las fuentes y referencias confiables con el término deficiencia de religión, y sólo en una versión fue referido con la expresión escasez de fe, “iman”. [56] [20] Por lo tanto, jamás implica una difamación o deficiencia para las mujeres. Y si lo que se significa por deficiencia e, el defecto interno, entonces por qué los fuqaha dijeron: “Es recomendable para toda mujer sentarse en la alfombrilla de oraciones en los momentos de las plegarias citando algunas palabras en recordación de Allah.” [57] [21]

A través de lo simple y la reflexión de los contenidos de las tradiciones, con la comparación y el sopesarlas con otras narraciones, se pueden evitar y evadir algunas dificultades y objeciones. Pero por supuesto, esta meditación y simpleza deben estar acompañadas con la equidad, la abstinencia del prejuicio y dejando de lado en la mente la cultura actual.

B) Algunas de estas tradiciones jamás podrán ser atribuidas a los líderes religiosos, “Imames”, si no más bien que han sido elaboradas por la influencia de las culturas no religiosas y múltiples estimulantes.

Como ejemplo de esto, son citadas las siguientes tradiciones del Profeta (S): “El entierro de las hijas “vivas” es ciertamente una dignidad,” [58] [22] y “La tumba de la novia es bondad.”[59] [23] Eso es a pesar de ser contrario a los versículos coránicos que vilipendian las costumbres y hábitos  “jahili” preislámicos, [60] [24] con los tradicionalistas que confirman su conformidad.

Cuando se informó el siguiente hadiz de Abu Hurayrah, que el Mensajero de Allah (S) dijo: “La infelicidad yace detrás de tres cosas: los medios de transporte, una esposa y una casa.” A’ishah dijo: “El Profeta citó esto diciéndolo como un discurso sobre los pueblos de la era preislámica, “jahiliyyah”, y este narrador no ha citado la primera parte del discurso del Profeta.” [61] [25]

Existen muchos otras muestras similares en los textos de las narraciones y tradiciones. Sin dudas, debe notarse que no es correcto considerar que todo hadiz que no coincide con nuestro gusto o forma de pensar sea inventado y falsificado, si no que debemos tener total conocimiento del criterio de evaluación de la cadena de transmisión, “sanad”, y aplicarlas apropiadamente.

C) Algunas de las tradiciones y narraciones son aplicables a provisiones especiales, de modo que no pueden ser generalizadas. En otras palabras, el propósito del hadiz es sobre las condiciones y circunstancias de esa época, no pretende exponer situación deseada, como lo que se informa entre las líneas de tradiciones evitando el aprendizaje de la escritura por parte de las mujeres [62] [26]

En la actualidad no se hallan expertos religiosos que sostengan la creencia que no es necesario que las mujeres aprendan a leer y escribir. En el pasado también algunos eruditos y pensadores eran de esta creencia. Además, numerosas mujeres relacionadas “por parentesco” con eruditos religiosos eran virtuosas e intelectuales. El ejemplo de esto puede verse en la esposa e hija de ash- Shahid al- Awwal [63] [27] y Aminah Beigum, hija de al- Majlisi I, [64] `28] y otras.

De manera similar, sería útil y de ayuda tener en consideración estos principios y reglas para evaluar y comprender muchas de las narraciones concernientes a la mujer.

Notas:

[65] [1] Al- Mizaan Fi Tafsi Al- Qu’ran, vol. IV, p. 136.

Las demás notas no aparecen en el enlace (N. de la T.)

Traducido por Fabiana Ríos, para UMMA, de:

http://www.imamreza.net/eng/imamreza.php?id=9660

 

 

Filed in: Doctrina Islámica

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.