8:24 pm - Lunes noviembre 19, 2018

Las verdaderas parejas de poder

¡Paso al costado Brangelina!

Wajahat Hussein

¿Qué viene a tu cabeza cuando oyes la frase “pareja de poder”? Muy probablemente una pareja de celebridades o deportistas que habitualmente engalanan las portadas de las revistas. Puede tratarse de una pareja que tiene su propio reality show, que muestra los problemas de su familia disfuncional en la TV para que todo el mundo lo vea. O puede ser una pareja que es muy adinerada y que a menudo viaja a exóticos lugares por todo el globo.

Wikipedia define a “pareja de poder” como “una pareja popular y/o acomodada económicamente que intriga y fascina al público de una manera intensa e incluso obsesiva.” La gente adora a las parejas de poder. Amamos ver lo que hacen, dónde van, qué dicen, y lo que es más importante, qué usan. Para algunas personas, imponen el patrón de cómo debe verse una pareja, y muchos de nosotros haremos todo lo que podamos para emularlos.

Ahora que hemos definido el punto de vista de la sociedad acerca de una “pareja de poder”, vayamos a ver cuál es el punto de vista del Islam. El Santo Profeta (la paz sea con él y su descendencia) lo resume agradablemente cuando dice: “Unid a vuestros hijos en matrimonio (varones o mujeres), porque de ese modo Allah modera sus estados de ánimo, añade a su sustento y aumenta su sentido del honor.” También dijo: “la persona que se casa cumple con la mitad de su Fe; entonces debe ser consciente de Dios por la otra mitad.” Por lo tanto, de acuerdo a estas narraciones, una pareja de poder islámica tiene fe, buen carácter y es honorable – ¡bastante divergente de la definición de la sociedad de una pareja de poder! Aquí hay algunos ejemplos de las diferencias entre una pareja de poder común y una pareja de poder islámica:

Una pareja de poder común está muy preocupada con lo van a usar y cómo son juzgados por la sociedad. Una pareja de poder islámica está muy preocupada por asegurarse que están vestidos de manera modesta y cómo están siendo juzgados por Dios.

Una pareja de poder común pasa la mayor parte de su tiempo embelleciéndose a sí mismos y asegurándose que tienen los últimos artefactos y automóviles. Una pareja de poder islámica pasa la mayor parte de su tiempo embelleciendo sus almas y asegurándose que cumplen con sus obligaciones religiosas.

Una pareja de poder común pasa sus noches en fiestas y chismorreando hasta que no pueden más. Una pareja de poder islámica pasa sus noches junta, de manera pacífica, intentando acercarse más a su Señor.

Una pareja de poder común acumula tanta riqueza como puede y luego la gasta en las vacaciones más lujosas. Una pareja de poder islámica no se preocupa por acopiar riquezas si no que satisface sus necesidades y cumple con sus obligaciones religiosas.

Una pareja de poder común se asegura de conocer las últimas y mejores tendencias de la moda y de la música. Una pareja de poder islámica se asegura de evitar la seducción de este mundo, teniendo en mente el atractivo del Cielo y la cercana proximidad en la que estarán con su Señor.

Una pareja de poder común hace lo posible por saber de la vida de sus vecinos y de los que los rodean, de modo de tener siempre algo acerca de lo que chismorrear y asegurarse que siempre se mantienen materialmente un paso por delante de los demás. Una pareja islámica de poder hace lo posible por saber quién necesita de ayuda en la comunidad y hace lo mejor por ayudarlos mientras mantienen su honor y no lo avergüenzan.

Una pareja de poder común escucha acerca de los sucesos mundiales más  importantes y sólo piensa en cómo los afectarán a ellos y a su posición social. Una pareja de poder islámica escucha acerca de los sucesos mundiales más importantes y sólo piensa en cómo se verán afectados los demás e intentan buscar la mejor manera de ayudarlos.

Una pareja de poder común no pasa en realidad mucho tiempo con el otro, ya que cada cónyuge está más interesado en sus propios logros, no dando el tiempo necesario para alimentar la relación. Una pareja de poder islámica pasa el tiempo necesario en su ocupación individual y metas, pero su prioridad es brindar a su cónyuge e hijos el tiempo que necesitan.

Una pareja de poder común está tan concentrada en mantenerse en la cima de lo material que olvidan a su familia y seres queridos, a menudo no hablan con ellos por meses o años. Una pareja de poder islámica reconoce la importancia de mantener con regularidad buenas relaciones con la familia, ya que es una orden de Dios y brinda apoyo y consuelo a todos.

Finalmente, una pareja de poder común no deja tras de sí una huella positiva en este mundo y no se lleva nada con ellos al Más Allá. Una pareja de poder islámica deja detrás de sí el conocimiento y la caridad que dieron libremente, mientras que tienen un gran depósito de buenos actos que les fueron guardados para el Día del Juicio.

Se pueden dar muchos más ejemplos para demostrar el contraste entre las parejas de poder que apuntan a este mundo y aquellas que apuntan al otro mundo. El Imam Ali (la paz sea con él) describe muy simple pero elocuentemente lo que es ser parte de una pareja de poder islámica. Cuando se le preguntó qué clase de esposa era para él la Dama Fátima (la paz sea con ella), él respondió que era la mejor de las esposas porque era el mejor apoyo para él en la adoración de Dios. Y al final, éste es el criterio de una verdadera pareja de poder islámica.

Traducido por Fabiana Ríos, para UMMA, de:

http://www.islamicinsights.com/features/home-and-family/the-real-power-couples.html

 

Filed in: Familia

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.