10:29 pm - Sábado julio 20, 2019

Las Mujeres y la Continuación del Mensaje de los Mártires

La conmemoración de los mártires por parte de las mujeres puede ser contemplada como uno de los casos de asociación política por parte de ellas. Era una costumbre de Hazrat Zahra (La Paz sea con ella), la hija del Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia bendita), su especial glorificación a Dios después de cada oración. Después de la batalla de Uhud, hizo un rosario de la tierra de las tumbas de los mártires de la batalla y lo utilizó para alabar a Dios. Los musulmanes siguieron su ejemplo y prepararon rosarios de la tierra de las tumbas de los mártires y luego de cada oración recitaban por respeto su especial glorificación a Dios.

De acuerdo con una tradición del Imam Al-Sadeq (La Paz sea con él), “Cada año, Hazrat Zahra (La Paz sea con ella) acompañada por un grupo de mujeres realizaba un peregrinaje a las tumbas de los mártires y llevaba a cabo los rituales de la oración. Su luto por la muerte de uno de los mártires, Jaafar Ibn Abi Talib y su cuidado hacia su familia es mencionado con frecuencia en la historia.   Fátima (La Paz sea con ella), modelo de comportamiento para las damas, también iba con frecuencia a Uhud y lloraba después de la partida del Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia bendita) en las tumbas de los mártires y de esta manera le recordó a la sociedad, que había perdido su sensibilidad política, que el gobierno Islámico del Sagrado Profeta (La Paz sea con él y su familia bendita) fue el resultado de estos grandes sacrificios y martirios.

Mahmud Ibn Labid dijo: “Un día fui al cementerio de los mártires, encontré a Fátima (La Paz sea con ella), llorando sobre la tumba de Hamzah. Esperé un momento hasta que ella se calme y dije: “Oh Dama de las Mujeres, las venas de mi corazón se rompen con tu llanto… entonces me dijo,” Qué raro, se te olvidó el día de Ghadir? “O el Imam Ali (La Paz sea con él) y sus once sucesores e Imames. Ella entonces relató las tradiciones del Sagrado Profeta (La Paz sea con él) y explicó la desviación desde el gobierno islámico y finalmente ella añadió: “Tomo refugio en Dios de la retrogradación y el deterioro”.

Dentro del grupo de personas que narran del Imam Al-Sadeq (La Paz sea con él), mujeres incluidas, cuentan que después del martirio del Imam Husein (La Paz sea con él) hubo un gran énfasis en la conmemoración y el homenaje al Imam (La Paz sea con él).

Una mujer llamada Umme Salid Ahmassiah dijo, “Yo alquilé un caballo para hacer la peregrinación de los mártires en Medina, entonces pensé que sería mejor ir primero a ver al hijo del Sagrado Profeta (La Paz sea con él) el Imam Al-Sadeq (La Paz sea con él). Por lo tanto, fui hacia él para rendirle homenaje. El Imam (La Paz sea con él) le preguntó cuál era el problema y le dije, “puedo sacrificar mi vida por ti, he alquilado un caballo y vine de peregrinación a las tumbas de los mártires”. Él dijo: “Que extraño es que los ciudadanos de Irak vienen a peregrinar a las tumbas de los mártires desde lejos y renuncian al peregrinaje del primero de los mártires”.  Le dije, “Quién es el primero de los mártires”. Él dijo, “Hussain Ibn Ali (La Paz sea con él). Le dije, “Pero yo soy una mujer”. Él dijo, “¿Qué tiene de malo realizar la peregrinación a la tumba del Imam Hussain (La Paz sea con él)?” Le dije, “¿Cuál es la recompensa de ese peregrinaje?” Él dijo, “La recompensa de dos peregrinaciones mayores a la Meca, dos peregrinaciones menores a la Meca y dos meses de retiro en la Sagrada Mezquita.” Hizo hincapié en que si la peregrinación al Santuario del Imam Hussain (La Paz sea con él) está acompañada con el conocimiento, tendría grandes recompensas. El Imam (La Paz sea con él) añadió verdaderamente que la peregrinación al Santuario de Imam Hussain es necesaria para cada hombre y mujer.

El caso mencionado fue la evidencia de la determinación de las mujeres sabias y sinceras para transmitir el mensaje de los mártires y hacerlo permanente. Mientras que si estudiamos la cuestión de las mujeres y los resultados del Jihad (lucha para Dios) desde otro punto de vista, un tema más importante es el estado de las esposas e hijos de los mártires a los que se les ha prestado especial atención en el Islam.

El Imam Ali (La Paz sea con él) dice: “Cuando Jaafar Ibn Abi Talib fue martirizado, el Sagrado Profeta (La Paz sea con él) le dijo a su propia familia que preparen algo de comida y la lleven a la familia de Jaafar, que coman juntos y hagan los trabajos de la casa para que no piensen en hacer sus asuntos personales”.

Después del martirio del Imam Husein (La Paz sea con él), mientras que las mujeres de Bani Hashim llevaban vestido negro y estaban de luto, el Imam Al-Sajjad (La Paz sea con él) estaba cocinando para ellas.

También se narra que después del martirio de Zaid Ibn Ali (La Paz sea con él), el Imam Al-Sadeq asignó 1 mil dinares a las familias de los mártires del levantamiento de Zaid y había pagado una cantidad a cada familia.

Como buena conclusión de este capítulo, se cita del Imam Al-Sadeq: “Deseo que un miembro de la familia Muhammad se levante y se encargue de proveer las necesidades de su familia”.

 

Autora: Zahra Ayatollahi

Link: http://www.islamwomen.org/pages/?current=listViewDoc&Sel=56085&Nav=694&currentDGID=33&langid=2

Fuente: http://www.islamwomen.org/

Traducción: LAILA HAKIM para UMMA

 

Filed in: Grandes Mujeres, Religión

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.