11:21 pm - Martes mayo 21, 2019

Méritos del Alma: La Búsqueda del Conocimiento

LA BÙSQUEDA DEL CONOCIMIENTO

..Y temed a Dios y Dios os enseñará… (Sagrado Coràn, 2: 282)

El Sagrado Profeta del Islam (La Paz sea con él y su familia purificada) dijo: “La búsqueda del conocimiento nos incumbe a todos los musulmanes, hombres y mujeres.”

[Al-Majlisi Bihar al-Anwar, vol. 1. p. 177]

Según las enseñanzas del Islam, la búsqueda del conocimiento es uno de los grandes actos de culto que nos lleva al camino del Paraíso. Sin embargo, el objetivo detrás de buscar el conocimiento es más importante que el conocimiento en sí mismo. Buscar el conocimiento verdadero con un propósito divino, por el placer de Dios y de servir a Sus criaturas, nos lleva al Paraíso en compañía de los profetas y los Awliya. Pero buscar el conocimiento por motivos personales, cotidianos o mundanos lleva a una persona a la ignorancia, a cometer pecados contra las criaturas de Dios y en última instancia, al Infierno.

 

LA REALIDAD DEL CONOCIMIENTO

• El Profeta Muhammad (La Paz sea con él y su familia purificada) dijo: “El conocimiento no es (adquirido) a través del aprendizaje extenso. Por el contrario, es la luz que Dios envía al corazón de quien Él quiere guiar.”

[Al-Majlisi, Bihar al‑Anwar, vol. 67, p. 140]

• Todas las ramas del conocimiento, cualquiera sea su naturaleza, pueden dividirse en dos grandes categorías:

(1) Las Ciencias del Más Allá, cuya finalidad es alcanzar las estaciones más cercanas a Dios, el servir a las criaturas de Dios y para lograr la recompensa en el Más Allá.

(2) Las Ciencias mundanas, cuya finalidad es perseguir fines materialistas, la riqueza, el estatus social y la satisfacción de los motivos interesados y egoístas. Por lo tanto, es la intención de adquirir conocimientos que lo hace tanto para el este mundo como para el Más Allá.

• Cada alma que continúa purificándose a sí misma del amor propio y de las malas tendencias recibe inspiración angelical. Entonces el conocimiento que adquiere es el verdadero, el conocimiento piadoso, porque lo guía para realizar actos virtuosos y lo lleva hacia la cercanía de Dios. Este conocimiento real es la lámpara de guía espiritual que le muestra el camino recto hacia Dios y hacia la morada de Su Bienaventuranza.

• Un alma en el que prevalece el amor propio y las malas tendencias recibe inspiraciones que son satánicas en carácter, conduciéndola hacia la ignorancia compuesta (es decir, ser ignorante y ser ignorante de la propia ignorancia) y hacia el oscurecimiento de los velos que ciegan a las realidades del propósito Divino de la creación, la esencia de Dios y la vida del Más Allá. Por lo tanto, cualquier conocimiento que adquiera la dirige a perseguir objetivos mundanos, motivos egoístas y malas acciones, finalmente llevándola al Infierno.

• El Profeta Muhammad (La Paz sea con él y su familia purificada) dijo: “Ciertamente el conocimiento consiste en estos tres: la ‘señal firme’, el ‘deber justo’ y la ‘sunnah (método) establecida’. Todo lo demás es superfluo.”

[Al‑Kulayni, al‑Kafi, vol. 1, “kitab fadl al‑’ilm”, “bab sifat al‑’ilm wa fadluh”, hadith Nº 1]

• La expresión ‘señal firme’ implica las Ciencias racionales, las doctrinas verdaderas y las enseñanzas divinas. El  ‘deber justo’ implica la ciencia de la ética y la auto‑purificación. La ‘sunnah establecida’ se refiere a las ciencias con aspectos materialistas y que implica algún tipo de actividad física. A veces, la adquisición de conocimientos se convierte en el ‘deber justo’ y en otras ocasiones en una ‘sunnah establecida’.

• Las Ciencias de la medicina, la anatomía, la astronomía, la astrología, etc. cuando son consideradas símbolos y signos divinos y las ciencias relacionadas a la historia y las civilizaciones, cuando son contempladas como un medio para extraer lecciones y admoniciones, están incluidas en la categoría de la ‘señal firme, porque por sus medios el conocimiento de Dios o el conocimiento de la resurrección es alcanzado o confirmado.

 

LOS MÈRITOS DE PERSEGUIR EL VERDADERO CONOCIMIENTO

• El Profeta Muhammad (La Paz sea con él y su familia purificada) dijo: ‘Quien procede en un camino en la búsqueda del conocimiento, Dios le hace proceder con eso en un camino hacia el Jardín (Paraíso). Y, en verdad, los ángeles extienden sus alas para los buscadores del placer del conocimiento. Ciertamente, todas las criaturas de los cielos y la tierra piden perdón por el buscador del conocimiento, incluso los peces en el mar. El mérito del ‘ alim (el sabio) sobre el ‘abid (los devotos) es como el mérito de la luna sobre las estrellas en una noche de luna llena. Los sabios son los herederos de los Profetas, pues los Profetas no dejaron detrás un legado de riqueza sino de conocimiento. Entonces quienquiera que participe de él derivará a copiosos beneficios.’”

[Al‑Kulayni, al‑Kafi, vol. 1, kitab fadl al‑’ilm, hadith  Nº1]

 

ATRIBUTOS MORALES DEL VERDADERO CONOCIMIENTO

• El conocimiento, cuando es adquirido con intenciones puras, desinteresadas y buenas, transforma la personalidad de una persona en un ser celestial. Una persona tan bien informada se convierte en la encarnación de los atributos divinamente inspirados y su carácter, palabras y acciones los manifestará.

• El Imam Ali (La Paz sea con él) solía decir: ‘Oh buscador del conocimiento, el conocimiento tiene muchos méritos. (Si lo imaginas como a un ser humano entonces) su cabeza es la humildad, sus ojos están libres de la envidia, sus oídos son la comprensión, su lengua es la verdad, su memoria es la investigación, su corazón es la buena intención, su intelecto es el conocimiento (ma`rifah) de las cosas y los asuntos, sus manos son la compasión, sus pasos son la visita a los sabios, su resolución es la integridad, su sabiduría es la piedad, su morada es la salvación, su timonel es el bienestar, su montura es la fidelidad, su arma es la suavidad del discurso, su espada es la satisfacción (ridha), su arco es la tolerancia, su ejército es la discusión con los sabios, su riqueza son los modales refinados, sus acciones son la abstinencia de los pecados, su provisión para el viaje es la virtud, su agua potable es la ternura, su guía es la guía Divina y su compañero es el amor de los elegidos.”

[Al‑Kulayni, al-Kafi, kitab fadl al-‘ilm, bab al‑nawadir, hadith Nº 3]

• Al Profeta de Dios (La Paz sea con él y su familia purificada) le fue preguntado: “Qué es el conocimiento?” Él respondió: “Guardar silencio “. Le preguntaron: “Luego?” Él dijo: “Escuchar atentamente”. Le preguntaron: “Luego?” Él dijo: “Recordar”.Le preguntaron: “Luego?” Él dijo: “Actuar (sobre lo que se aprende).” Le preguntaron: “Luego?” Él dijo: “Difundir”.

[Al-Majlisi, Bihar al-Anwar, vol. 2, p. 28]

• El Imam Ali (La Paz sea con él) solía decir: “Hay tres tipos de signos para una persona culta: “El conocimiento, la paciencia y el silencio”.

[Ibid, vol. 2, p. 59]

 

PROHIBIDO BUSCAR EL CONOCIMIENTO PARA…

Según las enseñanzas de la Ahlul Bayt (La Paz sea con todos ellos) del Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada), está prohibido adquirir conocimientos para fines egoístas o mundanos.

El Imam Ali (La Paz sea con él) dijo: “No busquen el conocimiento para estos cuatro objetivos:

(1) La autoglorificación delante de la gente de conocimiento

(2) Discutir con los ignorantes

(3) Lucirse en las reuniones de personas

(4) Atraer la atención de las personas con el fin de obtener un cargo de autoridad.”

[Al-Majlisi, Bihar al-Anwar, vol. 2, p. 31]

 

LO ESENCIAL DE LA ADQUISICIÓN DEL CONOCIMIENTO

• Una persona que aspira a buscar el conocimiento debe, como primer paso, someterse a una purificación espiritual, inculcar taqwa (temor a Dios) en su alma, liberarse de las malas intenciones y motivos mundanos y evaluar periódicamente para comprobar si se está adquiriendo conocimientos para fines mundanos. También hay que recordar que el temor de Dios es la característica específica de un ‘alim (quien posee conocimiento) y cualquiera que no posea el temor de Dios está fuera de las filas de los entendidos, no importa cuánto se ha memorizado o impresionante sea en el discurso.

• En cada paso de perseguir el conocimiento, debe meditar y pensar profundamente en cuanto a lo que es su principal intención detrás de la búsqueda del conocimiento. Pregúntate a ti mismo: ¿Por qué estoy adquiriendo conocimientos? ¿Es para garantizar una mejor posición de trabajo, para competir con un colega o un grupo, para ganar premios, grado o estatus social? Si persiguen la educación superior, lo están buscando para escribir libros y documentos y discursos públicos con el fin de ser elogiado como un hombre o una mujer de conocimiento? O por agradar a Dios y servir a Sus criaturas?

• El conocimiento que adquieres debe guiarte para ser más virtuoso, realizar acciones sinceras y amar y temer a Dios cada vez más a medida que progreses. El conocimiento que no lleve a cabo buenas acciones no es verdadero conocimiento. El conocimiento que se limita a las palabras y carece de aplicaciones prácticas para servir a las criaturas de Dios es el nivel más bajo de conocimiento y se pierde con el tiempo.

• Observa tu comportamiento al adquirir conocimiento. Te hace más humilde e indulgente hacia sus amigos y colegas? O te lleva a ser arrogante, orgulloso y argumentativo? Se te hace difícil aceptar la verdad y admitir tu ignorancia en una reunión? Te da envidia hacia aquellos que poseen más conocimiento que tú? Recuerda que el egoísmo se disuelve y se borra en el verdadero conocimiento y el signo conductual del verdadero conocimiento es que esté totalmente desprovisto de egoísmo, vanidad, amor propio y arrogancia.

• Mientras persigues el camino del conocimiento, siempre confía en Dios, respeta a tu maestro y nunca sientas timidez para adquirir el conocimiento ni siquiera de un joven. Revisa y reflexiona sobre lo que has aprendido. Siempre ora a Dios para ayudarte con Su Divina Misericordia e inspirarte con buenas ideas y para protegerte de usar los conocimientos adquiridos para motivos mundanos y egoístas.

 

CONCLUSIÒN

• Dijo el Imam Ali (La Paz sea con él): “La persona que se encamina en la adquisición del conocimiento es como aquel que se esfuerza en el camino de Dios.”

[Al-Majlisi, Bihar al‑Anwar, vol. 1, p. 179]

 

Fuente: Al Islam

Link: http://www.aimislam.com/merits-of-the-soul-pursuit-of-knowledge/

Traducción: LAILA HAKIM para UMMA

 

Filed in: Aleyas y Exégesis, Cultura, Religión

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.