11:36 pm - Martes mayo 21, 2019

Historia y Tipos de Ayuno

El Imam al-Hasan ibn Ali ibn Abu Talib, la paz sea con ellos, es citado en la pág. 49, del Vol. 2 del libro de al-Saduq, Man la Yahdarohu al-Faqih, diciendo que un grupo de judíos una vez visitó al Mensajero de Allah (La Paz sea con él y su familia purificada) y el hombre más instruido de entre ellos le preguntó acerca de varios temas de los cuales uno fue: ¿por qué el Todopoderoso ordenó el ayuno sobre su Nación durante el día durante treinta días después de haber obligado a ayunar a las Naciones anteriores durante un largo periodo de tiempo?

El Mensajero de Allah (La Paz sea con él) dijo: “Cuando Adán comió del fruto prohibido, la comida permaneció en el estómago por treinta días; por lo tanto, Allah ordenó a la descendencia de Adán a pasar treinta días sufriendo de hambre y sed, y lo que comen durante este periodo de tiempo durante la noche es debido sólo a Su favor sobre ellos tal como fue Su favor sobre Adán. Por esta razón Allah encomendó a mi nación a ayunar. Entonces el Mensajero de Allah (La Paz sea con él y su descendencia) recitó este versículo: “Se os ha ordenado el ayuno, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron. Quizás así seáis temerosos de Dios. Ayunen por un número determinado de días” (Corán, 2:182).

El judío, entonces dijo: “Oh Muhammad, dijiste la verdad; entonces, ¿cuál es la recompensa de quien ayuna?”  El Profeta (La Paz sea con él y su familia purificada) respondió: “Ningún creyente ayuna durante el mes de Ramadán buscando cercanía a Dios sin que el Todopoderoso le otorgue siete méritos: 1) Todo lo haram (prohibido) en su cuerpo será comprimido y extraído;  2) Se vuelve más cercano de alcanzar la misericordia de Allah; 3) Expiará el pecado de su padre Adán (La Paz sea con él); 4) Su agonía en la muerte se reducirá;  5) Recibirá una garantía contra experimentar el dolor del hambre y de la sed en el Día de la Resurrección; 6) Allah le concederá una remoción del infierno; y 7) Allah lo alimentará de las cosas buenas en el Paraíso”. El judío dijo: “¡Oh, Muhammad! Seguramente has dicho la verdad”. Esta tradición se ha registrado en la página 378, del capítulo 109, del libro de al-Saduq “Ilal al-Sarai”.

En cuanto a sus tipos, éstos varían. Difieren según las diferencias entre los credos, sectas, las Naciones y sus respectivas costumbres. Sus objetivos, también puede variar, aunque el más importante y destacado de ellos es purificar el cuerpo y el alma del veneno material y no material. Entre sus tipos hay uno referido por el Sagrado Corán como el silencio y la abstención de cualquier discurso vano.  Un ejemplo es la directiva de Dios a la Virgen María (La Paz sea con ella) en la que le mandó a decir, cuando enfrentó a otros que se molestaron con el nacimiento de Cristo (La Paz sea con él): “En verdad, he hecho voto al Clementìsimo de ayunar, por lo tanto hoy no hablaré con nadie” (Sagrado Corán, 19:26). Los musulmanes han aprendido de su Señor, el Elogiado y el Exaltado, que el ayuno es una de las expiaciones para: 1) Afeitarse la cabeza durante la peregrinación (mientras uno todavía está usando el ihram) debido a una excusa válida como enfermedad o una lesión en la cabeza, 2) La incapacidad de ofrecer sacrificio (hadi), 3) Matar por error a un aliado, 4) Violar un juramento, 5) Cazar mientras se sigue usando el ihram, 6) En el caso de zihar.

www.shafaqna.com/english

Link: http://en.shafaqna.com/articles/religious-articles/item/29692-history-and-types-of-fast.html

Traducciòn: Laila Hakim para UMMA

 

Filed in: Aleyas y Exégesis, Práctica Islámica, Religión

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.