1:30 am - Domingo marzo 26, 2017

Pedido de UMMA a la ONU: Liberen al Sheij Zakzaky

Buenos Aires, 6 de Enero de 2016

SOBRE LA DETENCION ILEGAL Y ARBITRARIA DEL SHEIJ IBRAHIM ZAKZAKY POR PARTE DEL EJERCITO NIGERIANO, POR SU INMEDIATA LIBERACION Y PEDIDO DE JUSTICIA POR LA MASACRE DE ZAIRA

 

PARA: Su Excelencia. Ban KiMoon. Secretario General. Naciones Unidas

DE: Lic. Masuma Assad de Paz. Presidenta. UMMA. Unión de Mujeres Musulmanas Argentinas

 

El pasado 12 de Diciembre del 2015, cientos de personas de la comunidad islámica shiíta de Nigeria, de la ciudad de Zaira, fueron asesinados por el ejército Nigeriano, en su espacio de reuniones o Huseinia, mientras conmemoraban pacíficamente una ceremonia religiosa. Entre estas personas asesinadas, se encontraban, la esposa, uno de los hijos, y cientos de alumnos del prestigioso académico y líder religioso nigeriano, Sheij Ibrahim Zakzaky, quien luego de sobrevivir a este brutal ataque, fue inmediatamente detenido, e ilegalmente privado de su libertad por el Ejército Nigeriano. Dos días después, el día lunes 14 del corriente, el Ejército nigeriano se adjudicaba su detención, en una rueda de prensa que estuvo a cargo del general del Ejército nigeriano, Adeniyi Oyebad. Sus familiares y seguidores, al día de hoy, desconocen el actual estado de salud del clérigo shiíta, pues aseguran que fue gravemente herido durante el atentado. (Como muestran las fotos de su detención. Foto 1 y 2, págs. 8,9).

Al respecto de estos terribles hechos, activistas de la comisión de Derechos Humanos de Nigeria, han señalado este martes 16, que el Ejército nigeriano ha matado a cientos de musulmanes shiítas, y han calificado tales hechos de “una masacre”. Los cuerpos sin vida de las personas asesinadas, aún permanecen inaccesibles a los familiares de las víctimas, y fuentes oficiales de la morgue del Hospital Escuela de Ahmadu Bello, hablan de la existencia de 800 cadáveres en la morgue, entre los cuales, cerca de 87 de ellos, eran de mujeres; Se suman a este escalofriante número, más cuerpos no reconocidos, en los cuarteles del Ejército nigeriano. Según la IHRC, con sede en Londres, en los últimos días, militares nigerianos, han enterrado en secreto un gran número de cadáveres en fosas comunes. (Como muestra la Foto 4, pág. 11).Anteriormente a esta masacre, existe un antecedente, en el que tres de los cinco hijos, más otros cientos de seguidores desarmados del Sheij Zakzaky, fueron también, masivamente atacados y asesinados, durante la conmemoración del Día Internacional de al Qods, en el mes de Julio del 2014. (Como muestra la Foto 6, pág. 13).Cabe destacar, que esta ceremonia, es celebrada por la escuela Shiíta, el último viernes del  sagrado mes de Ramadán, conmemoración en la que millones de musulmanes se manifiestan pacíficamente a nivel mundial, sin que hasta el momento, se hayan reportado agresiones, como las del caso de Nigeria. El pedido de justicia por esta masacre del 2014, había sido repetidamente denunciado por el Sheij Zakzaky,  ante las autoridades gubernamentales. No obstante,  el gobierno nigeriano, aumentó la persecución y el hostigamiento hacia la comunidad shiíta, a tal punto que muchos testigos aseguran haber visto al Sheij Zakzaky, resistirse ante las topadoras del gobierno, que pretendían demoler las instalaciones de la musallah, arriesgándose a ser lastimado y/o detenido por las fuerzas del ejército. Dichas instalaciones, en este último ataque del mes de diciembre, han sido completamente destruidas. (Como puede observarse en la Foto 3, pág. 10).

Ante esta serie de calamidades, y con el propósito de proteger al religioso Ibrahim Zakzaky, atestiguamos de su excelencia humana, del amor de la gente de su comunidad, y del respeto que le tienen a su persona la comunidad islámica internacional, además de ser acreditado como un clérigo ampliamente reconocido por los religiosos de Nigeria y el mundo, de todos los credos y de todos los orígenes. (Como puede observarse en la Foto 5, pág. 12). También, se lo reconoce por su labor como defensor de los derechos humanos, por la paz y contra el terrorismo, especialmente sus denuncias contra el grupo terrorista Boko Haram, y ante el actual gobierno.

Estos gravísimos hechos violan, entre otros principios inalienables e internacionalmente reconocidos, las siguientes normas y tratados internacionales:

  1. Artículo 5, de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos

Desde la mitad del siglo 20, la tortura degradante y el tratamiento inhumano está prohibido por el derecho internacional y las leyes internas de la mayoría de los países. Se considera que es una violación de los derechos humanos, y es declarado como inaceptable por el artículo 5 de la ONU. La Declaración Universal de los Derechos Humanos y los  signatarios de la Convención de  Ginebra de 1949 y los Protocolos Adicionales I y II, del 8 de junio de 1977, oficialmente se comprometen a no torturar a las personas capturadas en conflictos armados,  ya sea internacional o interno.

La tortura es también prohibida por la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura, que ha sido ratificado por 157 países, y que incluye a NIGERIA.

Degradantes y el castigo, se considera todo lo que despierta sentimientos de temor, angustia e inferioridad y la humillación que envilece a la víctima. Incluye tratamiento diseñado para romper la resistencia física y moral de un individuo. (Es suficiente para corroborar como humillante la foto del Sheikh Zakzaky en su detención)

Este derecho está consagrado también en el artículo 5 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los que Nigeria es signataria.

 

  1. El artículo 7 f del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos – Declaración de los Derechos Humanos de la ONU

Todos somos iguales ante la ley y sin discriminación tenemos  igual protección a nuestros derechos ante la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación en violación de esta. Contra toda provocación a tal discriminación.

 Este derecho está consagrado también  en el artículo 3 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los que Nigeria es signataria.

  1. El artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Derechos Políticos – Declaración de los Derechos Humanos de la ONU

 1) “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. Ninguno deberá ser sometido a detención o prisión arbitrarias. Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo por las causas y de acuerdo con el procedimiento que se establecen por ley.”

2) “Toda persona detenida será informada, en el momento de la detención, de las razones de su detención y notificada, sin demora de cualquier cargos en su contra”

3) “Toda persona detenida o presa a causa de una infracción penal será llevada sin demora ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable para ser puesta en libertad. No será la regla general que las personas en espera de juicio se queden detenidas en custodia, pero su libertad podrá estar condicionada a garantías que aparecerán para el juicio, por cualquier otro momento de las diligencias procesales y, en caso de ocasionar surgir, por ejecución de la sentencia.”

4) “Cualquier persona que sea privada de libertad en virtud de detención o prisión tendrá derecho a recurrir ante un tribunal, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su prisión y ordene su libertad si la prisión fuera ilegal.”

 Este derecho está recogido también en el artículo 6 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los que Nigeria es signataria.

 

  1. El artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Derechos políticos

 “La libertad de pensamiento, de conciencia y de religión están estrechamente relacionados a los derechos que protegen la libertad de un individuo o de la comunidad, en pública o privada, para pensar y sostener libremente las creencias de conciencia y de manifestar su religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto, y la observancia; el concepto es generalmente reconocido también para incluir la libertad de cambiar de religión o no seguir ninguna religión.”

Este derecho está consagrado también en el artículo 8 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los que Nigeria es signataria.

Denunciamos la intolerancia religiosa, las persecuciones, el hostigamiento, las atrocidades que comete el gobierno de Nigeria y el grupo terrorista Boko Haram, en contra de la comunidad shiíta de Nigeria, y el silencio  ante estas calamidades, por parte del presidente nigeriano, Muhammad Buhari; Repudiamos el silencio, las complicidades y la hipocresía de las grandes potencias que, con su doble moral, patrocinan secretamente en los hechos a estos grupos armados takfiríes, mientras que en palabras aseguran combatirlos, además de medir con distinta vara, los atentados que se producen en países de Europa o Norteamérica.

Desde la Unión de Mujeres Musulmanas Argentinas condenamos el terrorismo, venga de donde venga. Nos desentendemos de estos grupos takfiríes fanáticos que se autodenominan “islámicos” (ISIS, BOKO HARAM, AL QAEDA, AL NUSRA), ante los cuales, la comunidad shiíta, resulta su principal víctima. Asimismo, manifestamos que estas bandas terroristas, no son representativas de la comunidad islámica mundial, conformada  por miles de millones de musulmanes y musulmanas de bien, alrededor del mundo. Nos reafirmamos en el verdadero Islam, como un legado de paz y seguridad para la toda la humanidad. El terrorismo debe combatirse tomando medidas serias y efectivas contra estas calamidades, y no, persiguiendo, encarcelando y asesinando a las personas que abogan, con hechos concretos, por la paz, el entendimiento y la justicia social. Elevamos nuestra demanda de justicia ante Naciones Unidas y su Secretario General, por la liberación inmediata del Sheij Zakzaky, y de los cientos de detenidos desde la masacre de Zaira. Exigimos al gobierno Nigeriano, que muestre pruebas de vida del clérigo, y otorgue acceso al Sheij. Es necesario, además de condenar severamente estos ataques, que se tomen medidas urgentes, para evitar que estos gobiernos autoritarios, irrespeten los derechos humanos inalienables de los pueblos, y salvaguarden a la persona humana y su dignidad.

 

Masuma Assad de Paz

PRESIDENTA

UNION DE MUJERES MUSULMANAS ARGENTINAS

 

 

 

Filed in: Derecho, Destacado, Islamofobia, Legales, Noticias, Política

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.