10:02 am - Domingo abril 23, 2017

Posición y Modelo de las Mujeres Musulmanas desde el Punto de Vista de Imam Jomeini

De acuerdo con el desaparecido líder de la Revolución Islámica, Hazrat Fátima Zahra (SA) y su hija, Hazrat Zaynab (SA) son modelos universales a quienes todas las musulmanas deberían seguir en todos los aspectos de su vida. El motivo es que ellas son la personificación de la identidad humana y el honor de la familia del Profeta que brilla en el cielo del Islam.

Hazrat Zahra (SA) es una mujer con infinitas virtudes como el Santo Profeta y su familia. Ella es la clase de mujer de la que cualquier persona perspicaz ha de hablar, aunque no pueda ser descripta como lo merece. Es la base de las virtudes humanas y los valores sublimes.

Imam Jomeini admira a las mujeres que orgullosamente aprendieron de Zaynab (SA) a dedicar sus vidas al Islam. Aconseja a la gente que aprendan de Zaynab (SA) cómo combatir a las potencias intimidatorias y muestra cuán insignificantes eran los problemas y las pasiones para ella. Como la familia de Sayyed Ul- Shoahada, Imam Hussein (PB) nos ha enseñado que la devoción y el deber están por dentro del campo y la difusión está por fuera del campo y es por ello que los discursos de Zaynab son tan importantes como la lucha de Imam Hussein contra el poder despiadado.

 

Las Mujeres y las Actividades Sociopolíticas

Imam Jomeini llamó a las mujeres las líderes del movimiento y se denominó a sí mismo como seguidor y sirviente de las mujeres. De acuerdo con el líder de la Revolución, importantes temas como el esfuerzo, el combate y dar arengas son responsabilidades de las mujeres; y es por ello que el día del nacimiento de Hazrat Zahra (SA) ha sido declarado Día de la Mujer.

Cuenta las responsabilidades de las mujeres en el país islámico y dice: “las mujeres juegan un rol crítico en la formación de la sociedad islámica, y el Islam promueve a la mujer al punto tal que puede encontrar su grado humanitario en la sociedad e ir más allá de ser un sujeto, de acuerdo con esta mejora, ella puede asumir responsabilidades y posiciones en el gobierno islámico.”

El Islam reconoce el derecho de las mujeres de tomar parte en los importantes procesos de toma de decisiones y dice que el cuidado y atención que el Islam tiene por las mujeres es más que el que tiene por los hombres. Para él, el rol de las mujeres en el movimiento es más que el de los hombres. Insta a la participación política de las mujeres y cree que es obligatorio para el mantenimiento de la sociedad. El Imam tiene esta creencia de acuerdo con el Islam y dice: “las mujeres deben estar presentes en las actividades sociales y políticas, codo a codo con los hombres; no obstante, con la observación de las órdenes islámicas que agradecen a Dios, están dominando actualmente en Irán.”

El gran líder de la Revolución enfatiza la concienciación y la supervisión de las mujeres en temas políticos y sociales y les pide que den su opinión en estas áreas.

Les pide a las mujeres que guíen y aconsejen compasivamente a los hombres y funcionarios. El líder cree: las barreras a las actividades políticas de las mujeres son quitadas, su entendimiento aflora y, con suerte, pueden alcanzar un nivel de ser capaces de formar más personas.

De acuerdo con el Imam, con la observación algunas medidas, las mujeres son libres para elegir sus actividades y su código de vestimenta. Una sociedad cuyas mujeres están a la vanguardia para avanzar hacia los objetivos islámicos será invulnerable. Una nación cuyas mujeres irrumpieron en el campo de batalla contra las potencias imperialistas y malvadas antes que los hombres, sin dudas obtendrá la victoria. Una nación que tiene mártires de sus hombres y mujeres y su pueblo está anhelando el martirio es invulnerable.

Como cree el gran líder de la Revolución Islámica, el pueblo de Irán está en deuda con la bravura de las valientes mujeres y debe estar orgulloso de ellas, como él. Las mujeres lideraron fuerzas en la victoria y alentaron a los hombres.

Dice: “cada vez que encuentro respetuosas damas que están determinadas a sus metas e incluso están prontas para el martirio por su bien, me asegura que, al final del día, la victoria nos pertenece… Observo un cambio sorprendente en las mujeres, que es mayor que los cambios en los hombres y su servicio al Islam ha sido más que el de los hombres, cuya mayoría de los servicios son gracias a las mujeres.” Imam Jomeini permite a las mujeres que trabajen en el gobierno y los ministerios.

Espera que las mujeres mantengan su unidad y continúen trabajando a favor de las metas del Islam, codo a codo con los hombres, tal como cuando estuvieron determinados a hacer exitosa a la Revolución Islámica.

 

Muestra de Lucha

Imam Jomeini reconoce a Hazrat Zahra (SA) como una buena muestra de perfección para las mujeres y dice:

Aquella que puede ser una muestra es la dama respetable que ha luchado por el Islam en muchos campos, que ha defendido al Islam, los Imames, el liderazgo, al profeta y al más valiente comandante del Islam, Imam Ali, y por ello ha sido nombrada “madre de su padre” (Umm-e Abiha) y “madre de los Imames” (Umm-e Aemmeh). La hija del Santo Profeta fue una apasionada partidaria de su padre, una esposa devota para su esposo y una gran instructora para sus hijos, e Imam Hassan, Imam Hussein y Hazrat Zaynab fueron criados por ella.  Sufrió todas las dificultades como un ángel para el Profeta, una madre para su padre y una vigilante enfermera para esa  gran persona. Se opuso al brutal régimen y dio un discurso que, como dice Ulema Majlesi, los expertos y las elites de la elocuencia y oratoria se debieron reunir y debatir las palabras y los términos del mismo; el discurso es tan rico en contenido y parece las bellas y selectas palabras de Imam Ali en Nahj ul- Balagheh; y ha sido impartido con el mejor significado al pueblo.

Imam Jomeini reconoce a la mujer como el origen de la prosperidad y la bondad y cree que: la mujer es un gran ser humano y la formadora de la sociedad. Con su adecuada formación, crea seres humanos y mejora la sociedad. De acuerdo con él, la comunidad de las mujeres en el Irán actual está siguiendo a Zaynab y a Zahra (SA). Las mujeres que alguna vez siguieron el código de vestimenta y maquillaje europeo, ahora siguen la escuela islámica y aceptan lo que diga la escuela. El Imam Jomeini considera esto como el gran cambio en la sociedad e insta a su protección.

El Imam considera un rol clave en la sociedad para las mujeres y las piensa como el símbolo del cumplimiento de los deseos humanos e instructora de personas de estima. Es a través de los brazos de la mujer que un hombre puede tener ascensión y es ella quien cría grandes hombres y mujeres.

El Imam dice: “el rol de las mujeres en la ciencia es muy especial. El bien y el mal de una sociedad yacen en la bondad y maldad de sus mujeres. La mujer es la única criatura que puede criar personas de las que, no solo una sociedad, sino todo el mundo, puede disfrutar de su benevolencia.

 

Muestra de Formación

El Imam recomienda a las mujeres que hagan el esfuerzo de purificar su propia moralidad y la de los demás y que todas sigan a la gran dama que es el prestigio de las mujeres. Cree que todos deben seguir las órdenes del Islam a través de Hazrat Zahra (SA) y sus hijos e intentar ser como ella.

El Líder de la Revolución les pide a las mujeres que practiquen las órdenes del Islam y hagan que los demás también las sigan; y cree que se supone que nos corregiremos, necesitamos corregirnos los unos a los otros, también. Cree que ordenar el bien y prohibir el mal es una estrategia práctica para corregir a la sociedad. El Imam dice la mujer, como el Corán, puede corregir a la gente, y sostiene: si las valientes mujeres que corrigen a los hombres fueran sacadas de las naciones, estas fracasarían y se deteriorarían.

 

Muestra Moral en el Punto de Vista del Imam Jomeini

El fundador de la Revolución Islámica cree: los servicios de las madres a la sociedad son más valiosos que los de los maestros y demás, porque crían y forman a las personas de la sociedad y eso es lo que los profetas buscaban, los profetas deseaban que las mujeres ofrezcan hombres y mujeres valientes a la sociedad.

El desaparecido líder de la Revolución suponía a la crianza de los hijos como la responsabilidad más grande y el trabajo más honorable, porque ofrecer una buena persona a la sociedad es la meta por la que Dios ha enviado a los profetas a lo largo de la historia.

El Imam supone que criar un buen hijo para la sociedad es mejor que todo el mundo y tan honorable que es inexpresable. Cree que los hijos son más obedientes para con sus madres y nadie tiene un efecto moral sobre los hijos como las madres. Las madres son el origen de todas las cosas buenas y si, Dios no lo permita, crían mal a sus hijos, serán el origen del mal. Las madres pueden criar hijos que salven naciones y viceversa.

El gran líder de la Revolución supone a las mujeres como las maestras de los hombres, y las saluda pidiéndoles que guíen a los hombres hacia el camino correcto con su consejo. Durante el honroso movimiento del pueblo iraní, las mujeres eran las maestras e instructoras de los hombres, y aún lo son. Considera a las mujeres al mismo nivel que los soldados del Islam e iguales a las mujeres de los comienzos del Islam y cree que respecto de los derechos humanos, no hay diferencias entre hombres y mujeres, porque ambos son humanos y tienen todo el derecho de decidir acerca de su destino, mientras que existen diferencias entre ellos que no tienen nada que ver con su humanidad.

Desde su punto de vista, quien puede ser un buen ejemplo para las mujeres es la dama que crió en su pequeña casa, grandes personas cuya luz ha brillado desde el suelo terrenal hasta los cielos y al mundo entero. Esta casa humilde pertenece a Fátima Zahra (SA) y las personas criadas en este hogar eran cuatro o cinco personas que encarnaban el poder de Allah y sus servicios han asombrado a los seres humanos.

Este ejemplo es el mismo que es feliz con realizar las tareas domésticas, con no ser obligada a enfrentarse a hombres extraños. El mismo que siempre fue obediente para con su esposo, jamás lo hizo enojar y nunca lo desobedeció. Cada vez que su esposo la miraba, todos sus males y dolencias lo abandonaban. Ella fue quien le dijo a Imam Ali (PB): “Me avergonzaría ante Dios si te pidiese algo que no pudieses afrontar”; y luego agregó, “¡Oh, primo mío! Desde el mismo día en que he estado viviendo contigo, ni te he dicho una mentira, ni te he traicionado o estado en desacuerdo contigo.”

 

Muestra Religiosa

También su adoración y piedad fueron ejemplares. Hassan Basri, que era muy devoto, dice: “La hija del profeta se paraba en el santuario y adoraba tanto que sus pies se hinchaban.” Recordaba a Dios a cada momento y todo lo que hacía era en nombre de Dios. Durante las victorias del Islam, cuando fueron llevados muchos trofeos a la casa de su padre, jamás deseó o anheló algún ornamento o algo bello de este mundo como las típicas muchachas. Su sabiduría, pureza, paciencia y abnegación eran ejemplares y para agradecerle toda su capacidad, su padre le enseñó palabras que recompensaban mil veces más cada postura de sus oraciones.

Era cuidadosa con la modestia, incluso para después de su muerte ordenó un féretro tal que la forma de su cuerpo no pudiera ser vista en su funeral. Imam Ali la describe como: “la mejor acompañante en la adoración a Allah.” Se cubría de un ciego porque aunque el ciego no podía verla, podía haber oler su esencia.

 

Muestra de resistencia

Imam Jomeini expresa vergüenza y lamenta si los modelos occidentales son seguidos por las mujeres. Considera a la familia inocente del profeta como los ejemplos perfectos para todos y admira a los que han dedicado su vida a ayudar a las personas oprimidas y a la revitalización de la tradición divina. Al resistir al brutal régimen Omeya y sacrificarse por el Islam y por sus almas y creencias divinas, son modelos perfectos de resistencia para todos.

 

Las Mujeres y los Temas Científicos- Culturales

Imam Jomeini adora la perspicacia y entendimiento entre las naciones y cree que las mujeres que alguna vez fueron privadas de todo, ahora tienen el derecho de obtener conocimiento de temas culturales y científicos, enseñar y aprender, observando las limitaciones religiosas. El Imam reconoce la actual situación para que las mujeres participen en actividades científicas, filosóficas y de formación, al igual que los hombres y está honrado de que las mujeres, jóvenes o mayores, estén activas en los campos culturales y que a veces trabajen mejor que los hombres en nombre del Corán.

Cree que la educación y formación en las mujeres es algo logrado por la Revolución, de otro modo, no hay derecho que se pueda suponer para las mujeres, incluso estar entre una docena de personas para hablar de temas científicos o religiosos. Pero ahora, al observar las reglas islámicas, pueden estar activas tantos en el país como en el exterior.

Traducción: Fabiana Ríos para UMMA

 

 

 

 

 

 

 

 

Filed in: Cultura, Destacado, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.