9:53 am - Martes febrero 28, 2017

Hazrat Khadijah (SA) Vida y Carácter (Parte 1)

Autor: Ahmad Luqmani

Tema: /Su Santidad Khadijah (P)/

Referencia: Mahjubah Magazine, dic. 2001

Fecha de Publicación: 2001

 

Texto Completo

 Hazrat Khadiyah (SA), hija de Khuylaid y Fátima, era una dama devota y digna, que, en la época del régimen pagano de los árabes, antes del Islam, era conocida como “Tahireh” (Mujer Pura y Casta). Era muy conocida como una gran y distinguida dama en la Península Árabe. Estaba involucrada con los negocios con la ayuda de otros, que comerciaban en sociedad a su nombre.[i] Por lo tanto, buscaba un hombre confiable y honesto en quien pudiera confiar  su capital comercial por completo.

Cuando Hazrat Khadijah (SA) se interesó en el Profeta Muhammad (SAW), él tenía 25 años y ya era muy conocido por su integridad y honestidad, además de su sobresaliente cualidad como un hombre excepcionalmente confiable. Así, ella le hizo una propuesta a través de su tío Abu Talib. En su propuesta, le ofrecía el gerenciamiento de su negocio.[ii]

Hazrat Khadijah (SA) era muy consciente de las buenas nuevas de la eminente llegada del Sello de los Profetas (SAW) a través de hombres cultos y líderes espirituales entre los que estaba su tío Varaqat ibn Nofal, que era tenido como un eminente científico árabe. Más tarde, su interés se tornó entusiasmo al saber que el esperado Profeta surgiría de su Misión Profética de la ciudad de La Meca y se casaría con una dama noble y adinerada de Quraysh. Su entusiasmo por aprender más sobre él fue aumentado cuando Varaqat ibn Nofal le dio la buena nueva que ella fue la mujer elegida para tener el honor de casarse con el Santo Profeta (SAW).[iii]

Hazrat Khadijah (SA), alentada por la respuesta positiva de Muhammad (SAW) a su oferta al aceptar la responsabilidad de guiar su caravana comercial, designó a Moyaser, su esclavo, como agente para observar las costumbres y conducta de Muhammad (SAW) durante el viaje, e informarle de sus observaciones. Cuando la caravana regresó de Damasco a La Meca, Khadijah (SA) fue a una habitación superior, para estar en posición de observar los bienes y su supervisión. Entonces un asombroso hecho llamó su atención y la llenó de un profundo sentimiento de fe, notó que una nube cubría a Muhammad (SAW) y seguía sus pasos y se movía de acuerdo con sus movimientos. Su interés se hizo tan intenso que ella le propuso matrimonio diciendo: “En caso que desees comprometerte en matrimonio, estoy lista y deseosa de ser tu esposa y esclava.” Las noticias de esta propuesta llegaron a Abu Talib y los demás tíos. Abu Talib, de manera elocuente, llevó a cabo el contrato matrimonial, mientras que la dote de Khadijah (SA) provino de sus propios bienes.[iv]

Tan pronto como las ceremonias de proposición formal y el matrimonio fueron celebrados, la clase más baja y las mujeres ignorantes de La Meca que conocían la riqueza y los prominentes pretendientes de Khadijah (SA), la criticaron duramente por aceptar y casarse con Muhammad (SAW), que era un huérfano de Abdullah, indigente de Banu Hashim y que no estaba a su altura.[v]

 

El Matrimonio:

El santo matrimonio entre el Profeta (SAW) de 25 años y la noble dama Khadijah (SA), de 40 años, marcó el punto de partida de grandes transformaciones en la historia islámica.[vi]

Este feliz y glorioso matrimonio le dio al Profeta (SAW) un fuerte respaldo financiero para resistir las amenazas y las sanciones económicas de los politeístas y para continuar con su misión sin obstáculos.[vii] Sobre todo, puso a su lado una compañía devota y compasiva en el difícil curso de su misión Profética.[viii]

Hazrat Khadijah (SA) muy seriamente y con gran amor y devoción dio autoridad total sobre todas sus riquezas al Profeta (SAW), para mitigar las dificultades y liberar la presión sobre los nuevos conversos musulmanes, que Dios Todopoderoso le otorgó gran generosidad a la atención del Profeta (SAW)[ix] descendiendo el siguiente Versículo que dice:

“¿No te encontró pobre y te enriqueció?”[x]

 

Hazrat Khadijah (SA) a los ojos del Profeta (SAW)

El Santo Profeta (SAW) tenía gran respeto y afecto por Khadijah (SA) y lo expresó en numerosas ocasiones, incluso después de su muerte. Sin dudas, la diferencia de edades entre el Profeta (SAW) y si amada esposa muestra el grado de afecto y devoción que va más allá de la atracción física. El tema se vuelve más aparente cuando recordamos que sus últimas esposas [después de la muerte de Khadijah (SA)], eran mucho más jóvenes y tenían mucha belleza física. De esta forma, su profundo respeto hacia su amable y leal esposa estaba basado en sus grandes cualidades espirituales. El Profeta (SAW) reflejó su sincera devoción para con ella con su monogamia durante los 24 años de matrimonio.[xi]

Luego de la muerte de Khadijah (SA) cada vez que cualquiera de las esposas del Profeta (SAW), con celos hacía cualquier comentario con respecto de ella o hacía cualquier comparación, el Profeta (SAW) se enojaba mucho y le respondía con dolor: “¿¡Qué has dicho!? Dios es mi testigo, y juro por Él, que cuando todos estaban negándome, ella tuvo fe en mí y se convirtió en creyente. Cuando todos me abandonaron, ella me ayudó, que Dios bendiga su alma, ella era una dama bendita y fue quien tuvo hijos conmigo.”[xii]

Su profundo y sincero afecto por ella lo hizo cercano a los amigos que ella tenía, mantuvo contacto con ellos hasta que él murió, después del fallecimiento de ella. Cada vez que una oveja era sacrificada en su casa, solía enviar una porción de carne para ellos.[xiii] Cada vez que los encontraba, solía recibirlos con el mayor respeto y respondía a sus preguntas, solía decir: “Esta mujer solía visitar nuestro hogar durante la vida de Khadijah (SA), mantener el registro de la amistad surge de la fe .”[xiv] La profundidad del afecto y compasión del Profeta (SAW) por Khadijah (SA) eran tantos que, a veces, la mera mención de su nombre, hacía que el alabara su abnegación y generosidad con los ojos llenos de lágrimas.[xv]

En otras ocasiones, declaraba que: “La damas más virtuosas del Paraíso son cuatro: Khadijah (SA), hija de Khuylaid, Fátima (SA), hija de Muhammad (SAW), Mariam (SA) hija de Imram (AS) y Asiyah, hija de Mozahim (la esposa de Faraón).”[xvi]

A veces, la presentaba como “la mejor de las damas del Paraíso”, y entre las “distinguidas”, lo que es considerado como evidencia de “Azvajona”, en diferentes versículos coránicos.[xvii]

Tres años antes de la Hégira, y solo unos pocos días después de la muerte de Abu Talib, Khadijah (SA) fallece. El Profeta (SAW) estaba tan sobrepasado de dolor por su muerte que llamó a ese año el “Año del Dolor” y arrepentimiento del Profeta (SAW).[xviii]

En cuanto al incidente que siguió al entierro de Khadijah (SA) en el cementerio de Hajoon,[xix] Imam Ja’far Sadiq (AS) dijo: “Luego que Hazrat Khadijah (SA) falleciera, Hazrat Fátima (SA) sintió la pérdida de su amada madre, abrumada por la soledad, se volvió a su padre, buscando refugio en él y le preguntó: ‘¡Oh, mi querido padre! ¿Dónde está mi madre?’”

El Ángel Jibril descendió y le dijo al Profeta (SAW): “¡Oh, Muhammad! Allah ordena que saludes a Fátima (SA) por Él y le digas que su madre está situada en una habitación que ha sido construida para una joya única, la base de esta habitación está compuesta de oro y sus pilares han sido construidos con rubí. Está sentada entre Asiya (la esposa de Faraón) y Mariam (SA), hija de Imran (AS)”

Hazrat Zahra- e- Marziyah (SA) respondió: “Sin dudas Allah es el saludo y Él es la causa del saludo y hacia Él está dirigida la salutación.”[xx]

Traducción:

FABIANA RÍOS para UMMA

[i] Usud al- Ghaba, vol. 5, p. 343, Biharul-Anwar, vol. 16, pp. 7 y 13

[ii] Biharul-Anwar, vol. 16, pp. 3, 4, 5, y 9.

[iii] Ibid., vol. 14, p. 4.

[iv] Usud al-Ghaba, vol. 5, p. 43.

[v] Al-Kharej wal Jaraih, vol. 2, p. 524.

[vi] Kanzul-Daqaieq, vol. 1, p. 397.

[vii] Ash-Shafi fi al-Imama, vol. 4, p. 24.

[viii]Muravij az-Zahab, vol. 2, p. 284.

[ix] Biharul- Anwar, vol. 43, p. 34

[x] Sura Ad- Duha, versículo 8

[xi] Al-Umdah, p. 394; Rozatul-Mutaqeen, vol. 8, p. 128.

[xii] Kashful-Ghuma, vol. 2, p. 138.

[xiii] Biharul-Anwar, vol. 16, pp. 8-12.

[xiv] Ibid.

[xv] Ibid., p. 8-9.

[xvi] Majma’ul-Bayan, vol. 1, p. 44.

[xvii] Kanzul-Daqaieq, vol.  9, pp. 446  y 448.

[xviii] Sharhul-Akbar fi Fazail Aimatul-Athar, p. 17

[xix] Biharul-Anwar, vol. 16, pp. 1-15.

[xx] Ibid., p. 1, vol. 43, p. 7

Filed in: Grandes Mujeres, Moral y Familia, Religión

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.