11:40 am - Jueves agosto 17, 2017

La Personalidad Multidimensional de Hazrat Fátima Zahra (SA) – Un Modelo para las Mujeres para Cumplir con las Responsabilidades en una Sociedad Islámica

Autor: Mohsin Raza, Ph. D.

Las mujeres pueden jugar muchos roles en una sociedad. En una sociedad islámica, las mujeres pueden cumplir con muchas responsabilidades individuales y colectivas en diferentes esferas y bajo diferentes condiciones. Sin embargo, muchos de estos roles y responsabilidades no están establecidos de manera obligatoria por las enseñanzas del Islam y estos, a menudo, reflejan el esfuerzo personal, los atributos y el talento de parte de una mujer. Diciendo esto como preludio, se puede investigar y analizar los diferentes roles desempeñados por las musulmanas durante varios períodos de la historia después del advenimiento del Islam. La tecnología moderna actual, con todas sus sofisticadas herramientas disponibles para la adquisición del conocimiento, haciendo más fácil la vida y la comunicación a alta velocidad, no puede ser comparada con la vida y la época del Profeta del Islam (a) y de aquellos que vivieron con él en esos tiempos, en un riguroso ambiente físico y sociocultural en Arabia. Se puede apreciar fácilmente que llevar a cabo varias búsquedas como la búsqueda  del conocimiento, el impartir educación y formación, la comunicación, incluso vivir una vida normal no era comparable en modo alguno con la actualidad. Además de esto, era la época del conflicto prevalente en Arabia debido al advenimiento del Islam, con guerras y turbulencia social resultantes de la oposición de los mushrikin, los judíos y los oponentes del Islam. En una sociedad así, en que las mujeres eran consideradas inferiores a los hombres, o incluso ni siquiera consideradas humanas, y con el comienzo del Islam como un nuevo orden religioso sociopolítico o más bien como un nuevo sistema general que lucha para devolverle a las mujeres su posición divinamente ordenada de feminidad y sus derechos, las musulmanas de esta época estaban además sobrecargadas y abrumadas por los antiguo pensamiento pagano (jahiliyyah) que prevalecía en las mentes. En esa época se hallaban bajo una enorme confrontación y presión psicológica adicional para llevar a cabo su rol islámico modelo. Entonces, el ambiente hostil, con toda su agresividad no es comparable en forma alguna con ninguna otra época en la historia después de sadr-e Islam. De esta manera, las mujeres que realmente apoyaron los valores islámicos y desempeñaron su papel y responsabilidades en la época del comienzo del Islam o sadr-e Islam pueden ser consideradas como un modelo de rol para las mujeres que vinieron después, incluso hoy.

Esto no es una suposición; más bien está basado en la observación del fenómeno histórico del Islam en la sociedad de Arabia con toda la oposición, agresión, opresión, miseria, emigración y las batallas que sucedieron en la época del Profeta del Islam (s). Los musulmanes, las mujeres en particular, se hallaban bajo mucha presión física, mental y psicológica.

A esta altura, permítasenos resumir brevemente la diferencia entre hombre y mujer desde distintos aspectos a la luz de la investigación médica moderna. Las mujeres son físicamente más débiles y más vulnerables al esfuerzo físico, mental, psicológico y emocional que los hombres. Las mujeres sufren dolor, angustia y mayor duración de las penurias físicas adicionales debido a su rol como madres. Las mujeres están emocionalmente más ligadas a su descendencia y a sus seres queridos que sus equivalentes masculinos. Todos estos hechos y muchos otros hallazgos similares colocan a las mujeres en una posición especial en consideración a su desempeño en sus roles en una sociedad, tanto individual como colectivamente.

Con esta introducción, me gustaría hablar acerca del rol desempeñado por Hazrat Fátima Zahra (sa) durante su vida en la sociedad árabe y los difíciles tiempos de sadr-e Islam. Se puede comparar su rol con otras musulmanas de su época y apreciar las excelencias de Hazrat Fátima Zahra (sa).

Tradiciones del Profeta del Islam (s) y versículos del Santo Corán son suficientes como prueba por excelencia de la personalidad. Sin embargo, no presentaré estos como una base para mi argumento. Más bien, imaginemos por un momento la verdadera vida de Hazrat Fátima (sa) con las condiciones de las personalidades con las que está relacionada por parentesco, las condiciones de los seguidores del Islam con los que ella estaba asociada religiosa y socialmente y las condiciones hostiles del entorno en el que se hallaba debido a ser musulmana, entonces analicemos e imaginemos y apreciemos cuán difícil es para nosotros vivir en estos tiempos modernos, incluso imaginemos los distintos roles que ella llevó a cabo durante su relativamente corta vida.

Rol y responsabilidades individuales

Su rol y responsabilidades debido a sus lazos familiares

Su rol como hija puede ser visto en el cumplimiento de sus deberes hacia su padre en los distintos y muy duros momentos. La incidencia de los kuffar (infieles) arrojando inmundicias sobre el Profeta (s) en la casa de Dios y su valiente llegada y limpieza en el medio de los enemigos es un ejemplo. El respeto que el Profeta (s) demostraba hacia ella dándole su propio asiento es otra prueba de Hazrat Fátima (sa) como modelo de rol para las hijas. Su rol como esposa puede ser visto en su excelente manejo del hogar y apoyo a su esposo, Imam Ali (as), quien más que cualquier otro compañero del Profeta (s) estaba involucrado en la defensa del Islam y los musulmanes y estaba alejado del hogar durante las batallas y otras misiones a las que era enviado por el Profeta (s). Era una amiga íntima y sincera para su esposo y una compañera para desempeñar sus deberes, no solo hacia él sino también hacia los musulmanes necesitados. El incidente de ella e Imam Ali (a) durmiendo hambrientos por alimentar a un viajero musulmán es un ejemplo. Su rol como madre puede ser visto a la luz de su crianza de sus hijos, Imames Hassan y Husssein (as) y Hazrat Zainab (sa). Estos hijos fueron criados de tal manera por ella que reflejaban su elevado nivel moral, intelectual y adoctrinamiento espiritual. La vida de estas personalidades y su brillante rol por excelencia en los momentos más adversos de la historia del Islam es una prueba de fuego para la mejor crianza que recibieron de su madre. Verdaderamente Hazrat Fátima (sa) era una gran mentora para sus hijos.

Su rol como maestra y mentora

Su rol como una maestra muy talentosa puede ser visto en su formación de los Imames Hassan y Hussein (as) y de Hazrat Zainab (sa). Las vidas de estas grandes personalidades no necesitan palabras de introducción. El incidente de Imames Hassan y Hussein (as) enseñando wudhu (ablución menor) a un compañero mayor del Profeta (s) de manera que no lastimase su amor propio señala muchos aspectos de su maestría enseñando no solo fiqh islámico, sino también su experiencia en la ética práctica. Se puede imaginar el elevado nivel de profundidad, observación y adoctrinamiento conductual que impartía a sus hijos en el área de la conducta ética.

Su rol como ama de su sierva Fizzah

Su rol como ama de la sierva otorgada por el Profeta del Islam (s) es otro ejemplo más de su rol multidimensional que jugó como una musulmana activa y compasiva. Sin entrar en detalles, no podemos encontrar un solo ejemplo en la historia del Islam en donde la señora de una casa tome turnos día por medio con su sierva en las tareas domésticas. Por lo que un día Hazrat Fátima (sa) hacía las tareas domésticas mientras su sierva Fizzah ¡descansaba! Esta rutina única está en el medio de las penurias de la vida de los musulmanes en Medina durante diez años, en los que el Profeta (s) estuvo presente en veintisiete batallas e Imam Ali (a) estuvo presente en muchas más, estando alejado de su hogar. Cómo podía la señora de la casa permitir estos días alternados de tareas domésticas bajo un estilo de vida dinámicamente adverso por parte de su esposo y padre, excepto que haya tenido un fuerte sentido de los valores y derechos humanos a su máximo nivel.

Responsabilidades Colectivas o Comunales: Su rol y responsabilidades debido a su afiliación con los miembros de la sociedad en la que vivía

Puede apreciarse fácilmente de los registros históricos cómo ella llevaba a cabo los diferentes deberes hacia los miembros de la sociedad en la que vivía en esa época. Era vista entregando su propio vestido de boda, joyas, alimento y otras posesiones materiales a los musulmanes necesitados cada vez que lo necesitaban. No solo hacia los musulmanes sino que también desempeñaba un rol similar al de una ayudante y apoyo, cada vez que era necesario, hacia los seguidores de otras religiones. Ella cumplía sus responsabilidades sociales al máximo nivel de abnegación, y no buscaba el agradecimiento o la devolución, solo lo hacía como deber hacia Dios y Su religión. Estos deberes y responsabilidades sociales eran cumplidos por ella de manera tal que su propia vida y la de los miembros inmediatos de su familia eran puestas en riesgo debido a la falta de alimento y otras necesidades. ¿Podemos encontrar en la historia una mujer que daría la comida propia y de sus hijos por tres días a los necesitados solo por amor a Dios? Este elevado y único estilo de cumplir las responsabilidades sociales no estaba limitado solo a dar a la manera de Dios. Incluso cuando oraba toda la noche a Dios por el bienestar de los demás, daba prioridad a los miembros de la sociedad musulmana por encima de los miembros de su  propia familia. Tal elevado nivel de uniformidad en el pensamiento y en la acción y sentido de la responsabilidad no es hallado en la historia musulmana.

Su rol como trabajadora social voluntaria

Su rol como trabajadora social voluntaria a la manera del Islam puede ser visto en su ayuda al ejército musulmán, desempeñando un papel como enfermera, consolando a las familias que habían perdido a sus seres queridos, ayudando a los necesitados y huérfanos independientemente de sus necesidades y difícil situación. La puerta de su casa estaba siempre abierta a cualquiera que buscara solución a sus necesidades.

Su rol como organizadora de la distribución de la riqueza obtenida de Fadak y otras propiedades que le fueron regaladas por el Profeta del Islam

Hazrat Fátima Zahra (sa) desempeñaba el rol de organizadora de la distribución de la riqueza obtenida de la tierra de Fadak y otras propiedades que le fueron regaladas a ella por el Profeta (s). Esta riqueza era distribuida por ella de acuerdo con los principios que le fueron enseñados por el Profeta (s) a los musulmanes y las familias de los huérfanos y viudas que eran martirizados en las batallas. Este rol es otro brillante aspecto más de su personalidad como organizadora de ingresos y su distribución a los necesitados de acuerdo con los principios del Islam.

Su rol en la preservación de la modestia y la promoción de la vestimenta islámica modesta, el Hiyab

Hazrat Zahra (sa) en numerosas ocasiones desempeñó su rol para enfatizar la modestia de las mujeres y su preservación de la vestimenta islámica modesta, el Hiyab. La historia ha registrado instancias de su peculiar comportamiento y dichos que acentúan la necesidad de la modestia y la vestimenta modesta para las musulmanas. El punto digno de consideración aquí es que las mujeres pueden desempeñar sus actividades sociales y  jugar su papel de manera activa en la sociedad a la vez que se comportan de forma modesta hacia los no mahram (los hombres con quienes el contacto está prohibido) y mantener su código de vestimenta islámico. La personalidad de Hazrat Fátima Zahra (sa) es ciertamente un modelo a este respecto.

Hay muchos otros roles llevados a cabo por esta noble personalidad que están más allá del tiempo y del espacio adjudicados en esta presentación.

Un pensamiento que provoca cuestionamiento

Hagámonos una pregunta: ¿Cómo podía Hazrat Fátima Zahra (sa) haber llevado a cabo todas estos roles multidimensionales, a menudo al mismo tiempo, durante su vida que están registrados en los libros de historia? Además, ciertamente, estos roles y responsabilidades son apenas una mirada de su vida multidimensional. Definitivamente, toda su vida no estuvo registrada en los libros de historia. ¿Cómo podía una musulmana, en esa sociedad, bajo el penoso desierto de Arabia, desempeñar tantas tareas diferentes durante su vida, con las condiciones de, aparentemente, mucho esfuerzo, presión psicológica, penurias mentales y físicas? ¿Cómo era posible todo esto? ¿Cómo fue posible para ella soportar todas las hostilidades, sea de los enemigos internos o externos, las duras condiciones ambientales, la falta de lo necesario para la vida, guerras, aislamiento social, migración física y otras adversidades imprevista? La única respuesta en la que puedo pensar es su estrecha relación con Dios, y su Profeta (s), su sumisión total y su fusión en el Islam y sus divinos valores, su íntima y fuerte relación con Dios y su cercanía a Él. Esta particular relación de Hazrat Fátima Zahra (sa) con Dios es reflejada, en parte, en su Dua al- Nur y sus elegantes dichos sobre varios temas islámicos registrados en los libros de historia y ejemplos y circunstancias especiales de su ibadat registrados en la historia.

Su relación con su padre, el Profeta del Islam no era meramente física y una relación emocional de padre e hija; más bien era una fuerte relación espiritual. El padre  fue profeta divinamente ordenado y el reconocimiento por parte de ella de ser un Profeta divino fue su lazo más fuerte entre ella y su padre.

Conclusión

La personalidad multidimensional de Hazrat Fátima (sa) es un ejemplo iluminado para las musulmanas de hoy que viven no sólo en una sociedad islámica. Una mujer puede ser al mismo tiempo una buena madre, hija, esposa, maestra y mentora de sus hijos, una trabajadora social voluntaria, una distribuidora de riquezas y propiedades entre los necesitados de la sociedad, una compasiva señora de la casa, un modelo de abnegación al dar toda posesión en nombre de Dios, una promotora de la vestimenta islámica modesta y la modestia de las mujeres, una mujahida en la época de guerra y una partidaria del ejército musulmán, una abida (adoradora) que reza a Dios en la noche y mucho más. Colocar a Hazrat Fátima Zahra (sa) como modelo de rol, una mujer puede llevar a cabo todos estos papeles bajo diferentes circunstancias, sea que la sociedad esté en paz o en guerra, haya adversidades económicas o materiales, sean los miembros de la sociedad hostiles, que el apoyo de las criaturas esté perdido, y cuando la única esperanza está con Dios Todopoderoso. La vida de Hazrat Fátima (sa) es, definitivamente, una estrella guía brillante bajo cualquier circunstancia  para una musulmana.

Traducción:

FABIANA RÍOS para UMMA

Filed in: Grandes Mujeres, Moral y Familia, Práctica Islámica, Religión, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.