1:31 am - Domingo marzo 26, 2017

La Castidad y el tema de los Derechos Humanos Internacionales (Castidad y Espiritualidad)

Por: Afifeh Aminy

Traducción: Fabiana Ríos para UMMA

 

Introducción:

  1. La castidad a la luz de los derechos naturales

1.1 ¿Qué significa “derecho”?

1.2 Derecho moral- Derecho legal

1.3 De los derechos naturales a los derechos humanos

1.4 La castidad como un derecho humano y un derecho natural

 

  1. La castidad en los documentos oficiales de los derechos humanos.
    • Definición de derechos humanos.
    • La existencia y la validez de los derechos humanos.
    • Los índices de los derechos humanos.
    • La forma de promover normas para los derechos humanos.
    • La Declaración Internacional de los Derechos Humanos y el tema de la castidad.
    • Los obstáculos en el camino de la propuesta oficial de la castidad como un derecho humano.
    • Las formas de proponer el tema de la castidad como un derecho humano.

 

En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso

Introducción:

Este ensayo es una breve mirada al tema de la castidad y los derechos humanos.

Actualmente, el tema de los derechos humanos tiene un inmenso crédito global, al punto que grupos políticos, sociales e incluso algunos religiosos, están intentado dar una nueva legitimidad a sus pensamientos y actos al hacerlos congruentes con los criterios de los derechos humanos.

Sin embargo, en el presente ensayo, esta no es la razón para enfocarnos en la relación entre la castidad y los derechos humanos porque para dar legitimidad a la castidad, podernos remitirnos a los principios filosóficos, psicológicos y morales como también a documentos y fuentes religiosos.

En este ensayo, nos referiremos a la relación entre castidad y derechos humanos en dos secciones:

Primera, con respecto del origen de los derechos humanos, i. e., los derechos naturales que deberemos describir y luego remitirnos a los documentos de los derechos y declaraciones humanos relacionados.

Con un vistazo al tema de “derechos” al comienzo del ensayo, quedará claro el porqué la castidad es un derecho natural y está basada en la naturaleza humana, también puede ser considerada como un derecho humano.

Lo que a veces es llamado derecho natural y otras veces como derechos basados en la naturaleza humana o como derechos divinos, muestran que estos derechos no tienen justificación ni realidad en el juicio individual, sino, más bien, que existen en el mundo real.

De esta forma, la expresión “derechos naturales” es una metáfora para una realidad más allá de otros fenómenos naturales.

El concepto de derechos naturales se ha expandido a los derechos humanos durante tres siglos de cambios económicos,  políticos y filosóficos.

Como la castidad es un tema basado en la naturaleza humana, por lo que es un tema natural, es, definitivamente, un derecho natural anterior a ser una virtud y puede ser debatido como un derecho humano.

En la segunda parte del ensayo, haremos una investigación en la declaración Universal de los Derechos Humanos y los documentos relacionados, de modo que, al considerar los obstáculos existentes en ellos, oficialmente podamos encontrar un modo de debatir el tema de la castidad como un derecho humano.

En realidad, este ensayo es útil como una introducción a la propuesta de temas más serios en esta área.

Aunque en algunos ensayos previos al nuestro, existen los antecedentes necesarios para la investigación de este tema, es bueno buscar entendimiento, análisis y clarificación de los problemas y conceptos actuales a través de modos modernos y al tener en mente las condiciones de tiempo y lugar de las ideas y pensamientos reinantes de nuestra época.

 

  1. La castidad a la luz de los derechos naturales

 

  • ¿Qué significa “derecho”?

En general, las palabras son como señales y signos para referirnos a nuestro entendimiento del mundo exterior, y un medio de explicar y establecer el entendimiento mutuo. Con la ayuda de las palabras, podemos volver a contar nuestras percepciones y transferirlas a los demás. Por supuesto, de acuerdo con el valor de a lo que una palabra se refiera en el mundo exterior, podemos dividir las palabras en distintas etapas.

Definitivamente, incluso el valor de palabras tales como belleza, verdad, justicia…, las que se refieren a valores, dependen de lo que estas palabras en realidad se refieren en el mundo externo. En otras palabras, no podemos atribuirles un significado único, inherente y natural porque los valores dependen de nuestros sentimientos y pensamientos.

Por lo tanto, al definir estas palabras, no tenemos más elección que prestar atención a su uso. Como resultado, encontraremos un amplio espectro de significados y entidades a las que estas palabras se refieren en el mundo exterior. Algunos de estos significados transmiten más el valor de la palabra y otros lo transmiten menos.

Acerca de “derechos”, el profesor Hart (1907- 1992), quien se halla entre los más renombrados filósofos en la escuela del positivismo lógico legal, ha definido los 3 principales elementos con respecto de “derechos”.

  • La existencia de un sistema legal.
  • La existencia de una garantía de cuerpos de seguridad.
  • La existencia de la elección para el detentador de un determinado derecho para utilizar los cuerpos de seguridad existentes para obligar a las demás partes a cumplir con su responsabilidad.

 

  • Derecho moral- Derecho legal

Las normas que existen para las personas en una sociedad no son las mismas

Algunas solo son de cumplimiento sin ningún efecto específico y otras son tan valiosas que el ignorarlas puede ocasionar graves reacciones, como el sentimiento de arrepentimiento y una consciencia culpable como reacción personal o el reproche social o incluso más allá de eso, el castigo legal, como una reacción social y legal.

La ley, en realidad, es una reacción organizada y sistemática para defender valores importantes. Ahora, entendemos que las normas son de dos clases:

Aquellas que meramente conducen a una reacción interna y a una consciencia culpable y como resultado, tienen un aspecto moral, y aquellas que conducen a una reacción bien orquestada y sistemática y tienen un aspecto legal.

Por lo tanto, un derecho, como norma, es tanto moral como legal.

Con esta explicación, vemos que un derecho está definido de acuerdo con la ley y la moralidad. En realidad, como la palabra “derecho” tiene un gran valor, demanda una justificación más allá de la ley.

En otras palabras, los derechos legales son parte de la moralidad de una sociedad. Es por ello que en algunas leyes del pasado podemos ver algunos temas que no son congruentes con la moralidad de la sociedad de nuestra época, porque, como una ley, la moralidad está sujeta a cambios. Por ejemplo, el derecho legal acerca de la esclavitud, la propiedad y el matrimonio, en el pasado eran consistentes con la moralidad común de la sociedad de esa época, pero con respecto de los cambios en los valores morales de la actualidad, hemos presenciado algunos cambios en esas leyes.

  • De los derechos naturales a los derechos humanos:

De acuerdo con los expertos en derechos humanos, el origen de los derechos humanos es el derecho natural. En esta sección es preciso señalar brevemente el pasaje de los derechos naturales a los derechos humanos, lo que llevó alrededor de trescientos años.

Hasta la época de John Luck (1632- 1704), los derechos simplemente se basaban en un conjunto de se debe y no se debe, que tenían que ser obedecidos.

El ser humano era considerado un animal obligado, y la máxima humanidad yace en el cumplimiento de esas obligaciones. Obedecer a los que se hallaban en el poder como norma para cualquier persona sana y cuerda, era tanto recomendado como justificado.

No obstante, John Luck propuso una nueva interpretación de la ley de acuerdo a la que aquellos que se hallaban en el poder eran meramente administradores del pueblo y no sus propietarios.

Por ende, una violación de los acuerdos existentes (leyes) entre el pueblo y cualquier gobierno, conduciría a la anulación de esas leyes o acuerdos.

Como resultado, el tema del derecho ingresó a una nueva fase, y también cambiaron las opiniones sobre los seres humanos y la naturaleza.

Junto con aquellos cambios, también ocurrieron algunas transformaciones en el progreso de las ciencias, como también en el sistema económico, lo que ocasionó que el tema de los derechos naturales se volviese muy común, y los esfuerzos condujeron a los esfuerzos de todos para lograr su derecho más natural, i. e., el derecho a gozar de calma y tranquilidad.

A mediados del S. XVIII, dos grandes sucesos, como la independencia de Norteamérica y la Gran Revolución Francesa, junto a las declaraciones que fueron publicadas en ocasión de estos hechos, basaron el sistema reinante en leyes (acuerdos sociales y derechos naturales conectados a los derechos humanos).

Indudablemente, podemos relacionar los derechos humanos y la libertad humana de las personas actuales y los importantes documentos internacionales en esto, a fines del S. XVIII, que es conocido como la era de la iluminación.

En la introducción de la Constitución Francesa, después de la Gran Revolución Francesa, podemos leer aún el reflejo de la idea de los derechos humanos en la teoría de los derechos naturales:

“Todos los seres humanos, sin  importar su raza, religión y creencias, gozan de innegables y santos derechos.”

Por lo tanto, tal como los derechos naturales están relacionados con la existencia de los seres humanos, los derechos humanos también están basados en este principio.

Mientras tanto, los derechos espirituales o los derechos relacionados al pensamiento y a toda clase de derechos que las necesidades individuales para satisfacer su bienestar, felicidad y tranquilidad (paz mental), se hallan entre los derechos fundamentales que jamás serán separados de los seres humanos.

  • La castidad como un derecho humano y natural.

Castidad es una palabra que está definida en el terreno de la religión y la moralidad. Por ende, sus referencias son textos religiosos y morales. En las enseñanzas islámicas, la palabra castidad se refiere a controlar la propia lujuria y evitar traspasar los límites. La raíz de esta palabra, affa, significa evitar todo lo que no está permitido en la ley religiosa y evitar palabras y actos inaceptables.

Las diferentes funciones de esta raíz, es decir affa, incluyen, todas, el mismo significado. Ragheb Esfahany dice; “Castidad es el estado que evita la victoria de la lujuria.”

De acuerdo con el santo Corán, una persona casta es aquella que puede controlarse a sí misma y posee dignidad.

Por supuesto, esta interpretación difiere de una persona a otra, como también de un caso a otro y tiene condiciones especiales; sin embargo, su raíz significa lo mismo en todos los casos.

De acuerdo con Mulá Ahmad Naraghi, el escritor de “Meraj- el- Saada”, se ha definido castidad como: “Castidad es cuando el poder de la lujuria obedece al poder de la sabiduría con respecto al comer, beber, matrimonio y relaciones sexuales y evita todo lo que el poder de la sabiduría le ha ordenado que se mantenga alejado.

Las enseñanzas morales de las demás religiones se han referido a la castidad como a un principio moral que se refiere a un todo adecuado cuando se habla, a un atuendo, arreglo, lenguaje y maneras decentes y principalmente han acentuado el aspecto espiritual de la castidad de una forma que, al observar la castidad, se tiene éxito en mantenerse alejado del egoísmo, por lo tanto, se presencia la manifestación de Dios en el cuerpo y en el alma.

De acuerdo con las mencionadas definiciones, queda claro que la castidad es, en realidad, una tendencia natural en los seres humanos, sea hombre o mujer, y conduce a una especie de moderación en las emociones e instintos.

Estudios psicológicos de seres humanos han demostrado que las personas, por naturaleza, tienen una tendencia a una clase de autocontrol.

Este autocontrol y abstinencia ha acompañado a los seres humanos desde su creación. Este tema se ha reflejado en la historia de “Adán y Eva”.  Además, basados en textos históricos, en casi todos los pueblos del mundo y religiones, la observancia de la castidad era común entre las mujeres, aunque se ha reflejado en diferentes formas y, a veces, de acuerdo con los gustos de los gobernantes, se ha debilitado o fortalecido, pero jamás ha desaparecido por completo.

Por lo tanto, en la existencia natural de la castidad en los humanos, justificaciones, culturas y religiones humanas, no tiene rol, y de acuerdo con los principios naturales, podemos decir que la castidad es un derecho natural y por ende, un derecho humano.

 

  1. La castidad en los documentos de los derechos humanos
    • La definición de los derechos humanos

Existen numerosas definiciones de derechos humanos que tienen un alfabeto en común.

Generalmente, los derechos humanos son normas políticas que han sido puestas en vigencia para apoyar a todos los seres humanos de todo el mundo en contra de la falta de ética política, legal y social de los gobiernos.

Estos derechos existen de forma internacional en la moralidad y ley. Los derechos humanos se dirigen a los gobiernos, los que a su vez están obligados a observarlos y promoverlos.

En la actualidad, la definición oficial y escrita de derechos humanos y sus conocidos ejemplos, son los tratados y declaraciones globales acerca de este tema.

Podemos extraer la idea general de derechos humanos del texto de estas declaraciones.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH, 1948) incluye derechos específicos que los estados están obligados a observar y proteger.

Podemos dividir estos derechos en seis o más grupos principales:

Derechos a la seguridad, que protegen a las personas en contra de delitos como el asesinato, homicidios, tortura y violación; derechos políticos, que garantizan el libre involucramiento político en debates, discusiones, consejos de protesta, elecciones y obtener puestos oficiales; derechos con respecto a juicios justos, que protegen a las personas del maltrato legal como el encarcelamiento sin juicio previo, juicios secretos y castigos inhumanos; derechos relacionados con la igualdad, que garantizan la igualdad de derechos de ciudadanía, igualdad frente a la ley y falta de discriminación; y derechos relacionados con el bienestar (o derechos políticos y sociales), que garantizan educación para todos los niños, apoyo a las personas en contra de la extrema pobreza y hambre como también los derechos de los grupos.

Derechos de los grupos en referencia a la protección de grupos tribales en contra del genocidio, la expropiación de sus tierras y recursos.

(Bajo la supervisión de Ardeshir Arjmand, p. 71, 1381)

  • La existencia y validez de los derechos humanos:

Aunque los documentos y tratados de derechos humanos se dirigen a los gobiernos, los derechos humanos no deben su existencia y validez a la voluntad y determinación de los gobiernos.

Las leyes internas y los tratados internacionales son responsables de la proclamación de los derechos humanos. De acuerdo con su voluntad, los gobiernos no pueden agregar nada la lista de derechos humanos, ni reducir nada de la lista de los derechos humanos.

En caso que la constitución de algún país, de manera oficial, reconozca la tortura o la discriminación racial, la tortura y la discriminación racial no serán permitidas en ese país, o si todos los gobiernos firmasen un tratado con la aprobación del genocidio, por este tema no se legitima el genocidio.

Previo a ser relacionado con los gobiernos, los derechos humanos son una parte de la naturaleza humana. De esta forma, incluso las personas sin estado son protegidas por los derechos humanos. Los derechos humanos no son el producto de cualquier sistema judicial y no tienen un legislador. Por lo tanto, los derechos humanos son reconocidos de manera oficial en diferentes sistemas judiciales nacionales como también por el sistema judicial internacional directa e igualitariamente.

En realidad, el concepto de derechos humanos es una nueva interpretación de los derechos naturales de los seres humanos. Por derechos naturales, queremos decir derechos que se correlacionan con la naturaleza humana. Por lo tanto, los derechos humanos no han sido otorgados por nadie como un presente para poder ser quitados luego. La demanda por estos derechos existe en la naturaleza humana y todos los seres humanos, por naturaleza, desean gozar de estos derechos.

  • Los índices de Derechos Humanos (¿Qué derechos son considerados derechos humanos?)

La pregunta que se responderá en esta sección es cuáles derechos pertenecen a la lista de los derechos humanos. No todos los temas de justicia social o política, como tampoco la ley común o las normas morales, están relacionados a los derechos humanos. Por ejemplo, en un país en particular, puede existir una gran desigualdad en los salarios o el gobierno puede no ser capaz de brindar suficientes oportunidades para la educación superior sin violar los derechos humanos.

Es un poco difícil decidir qué normas son derechos humanos, y para expandir la lista de derechos humanos e incluir nuevas instancias de derechos humanos, hay mucha insistencia por parte de diferentes personas y sociedades. Muchos movimientos (en su mayoría políticos) tienden a definir y graduar sus principales objetivos en el ámbito de los derechos humanos porque esto legitima sus metas y objetivos en la arena internacional, y ayudarán a promover y expandir los objetivos de esos movimientos.

No obstante, debemos tener en mente que el aumento irregular en los puntos de la lista de los derechos humanos no lleva  a una disminución en el valor de los derechos.

Con respecto de este tema, debemos evitar cualquier confusión en el significado de los derechos, en particular, y los derechos humanos. La idea más importante del movimiento de los derechos humanos no se vuelve a los derechos particulares. Es la idea de moderar y regular el comportamiento de los gobiernos, a través de las normas internacionales y, si estudiamos un documento de derechos humanos, nos damos cuenta que ha utilizado muchas clases de normas. A veces se habla de derechos, como cuando la DUDH dice “toda persona tiene el derecho a circular libremente dentro de un país” (artículo 13). A veces estos documentos mencionan algunas prohibiciones, como cuando la DUDH dice “nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado” (artículo 9), y en otra parte ha mencionado algunos principios generales, como cuando la DUDH anuncia que todos son iguales ante la ley (artículo 7).

En realidad, es importante entender que la idea general de los derechos humanos es describir las características con la ayuda de la que podemos determinar y especificar cualquier derecho o derechos que se hallen  dentro de los derechos humanos y no dentro de los derechos específicos y particulares.

De acuerdo con la relación entre castidad y derechos humanos, el punto a ser considerado es que los derechos humanos son normas políticas que en su mayoría se refieren al comportamiento de los gobiernos hacia su gente. Estos derechos no incluyen derechos morales comunes que  tratan acerca del comportamiento entre las personas o la conducta personal de un individuo (como evitar mentir o maldecir).

Por lo tanto, para alcanzar nuestro objetivo, que es promover el significado de castidad de un principio moral a un derecho humano, debemos tener en mente que este esfuerzo recurre a normas fuera de los ámbitos de la moral y la religión. Aunque algunos derechos humanos, en las etapas previas incluyen algunos factores morales para regular el comportamiento personal de los individuos, ¿es suficiente para limitar la castidad como un derecho humano a un simple factor moral que es útil como una introducción a los derechos humanos, como los derechos en contra de la violación de las mujeres u obligarlas a ejercer la prostitución…?

Además, los derechos humanos son específicos. Aunque la carta de los derechos humanos comienza con términos generales acerca de la vida, como la dignidad natural y libertad de los individuos, su lista de derechos incluye normas específicas que mencionan diferentes temas políticos, judiciales o económicos en distintos artículos.

Por otro lado, al considerar que el proceso de crear una lista de derechos humanos ha tenido lugar en las Naciones Unidas y otras organizaciones judiciales como un proceso político con defectos y preocupaciones, no podemos afirmar livianamente que estos documentos internacionales son la mejor referencia para el juicio con respecto de la información y el conocimiento acerca de los derechos humanos. De modo que ¿es posible que algunas normas que son consideradas derechos humanos hoy sean adecuadas y debemos promover algunas normas que no son consideradas derechos humanos al nivel de derechos humanos?

  • Formas de promover una norma al nivel de derecho humano:

Para evaluar una norma que no ha sido mencionada en los documentos de derechos humanos de forma explícita y es nominada para convertirse en derecho humano, un mejor modo es ver si esta norma es consistente con la idea general de derechos humanos mencionada en los documentos internacionales de derechos humanos o no.

Esta congruencia entre una norma y la idea general de derechos humanos es un tema que puede conducir a completar la lista de derechos humanos, incluso si no está mencionado en la forma escrita. No obstante, la interpretación e identificación de esta consistencia debe ser dada a fuentes y autoridades confiables y bien fundadas.

Si la idea general antes mencionada de derechos humanos es correcta, necesita de una respuesta positiva a preguntas tales como ¿esta norma garantiza una vida deseable a las personas? ¿Es posible dar fuertes motivos para apoyar esa norma y demostrar su alta prioridad y que esta norma es global (aplicada mundialmente)? ¿Esta norma puede dirigir gobiernos?

La pregunta final juega un rol especialmente importante y conduce a otras preguntas: Primero, ¿qué apoyo debe darse contra las amenazas a los propios valores importantes que surgen de ese derecho? Segundo, ¿las responsabilidades y obligaciones impuestas a las autoridades (por ejemplo gobiernos, ciudadanos u organizaciones internacionales) están bien fundadas y son aceptables? Tercero, ¿ese derecho crea y conduce a demandas evidentes y obvias? Por ejemplo, con respecto de la norma de castidad, podemos hallar algunas respuestas a estas preguntas, pero ¿debemos  investigar y ver si están bien fundadas y son convincentes o no?

La castidad es un derecho que juega un rol muy importante en el fortalecimiento de la estructura de las familias y, en consecuencia, la estructura de la sociedad. Además, a estos efectos sociales, el cumplimiento del derecho de castidad puede jugar un papel fundamental en el mantener la dignidad natural de las mujeres y disfrutar de las grandes características humanas. Aunque la atención al derecho de castidad es esencial para la vida y la salud de las familias y sociedades, como también para el mantenimiento de la dignidad de los seres humanos, podemos ver que hay numerosos ejemplos de conductas que carecen de castidad. Apoyar el derecho a la castidad después del esfuerzo de todas y cada una de las personas es responsabilidad de todas las personas en una sociedad y en particular es responsabilidad de los gobiernos.

La responsabilidad de facilitar el ejercicio de la castidad de las personas también está a cargo de los gobiernos.

Los gobiernos, a través de la puesta en vigencia de las leyes, pueden determinar una clase particular de atuendo y códigos de comunicación entre las personas, de modo que, basado en esas leyes, el cumplimiento de la castidad se vuelva más fácil.

Apoyar a quienes están expuestos al comportamiento  que carece de castidad, también es responsabilidad del gobierno y de las organizaciones de derechos humanos que apuntan a la defensa de los derechos humanos.

El castigo a los casos de falta de castidad puede ser reflejado en el derecho nacional de cada gobierno.

La castidad es un término que puede ser observado desde distintos ángulos. Aunque la mayoría de la gente relaciona el tema de la castidad con la moral y la religión, al evaluar el tema, queda claro que la castidad puede estar entre las principales características de la familia, la sociedad, la política, la economía y la ley. Por lo tanto, más que una virtud, la castidad puede encontrarse entre los principios fundamentales para el mantenimiento de la estructura de las familias, la salud de la sociedad, el desarrollo económico y el cumplimiento de los derechos humanos.

  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos y el tema de la castidad:

Antes de mencionar los obstáculos, es importante mencionar que, en realidad, el obstáculo más importante en el modo de describir a la castidad como un derecho humano está relacionado con la naturaleza de los derechos humanos. Los derechos humanos no son derechos morales, ni siquiera son derechos legales. Un derecho humano puede ser considerado una norma común entre la humanidad y moralidad o como un derecho legal que se manifiesta a sí mismo en todas las naciones o incluso como una ley internacional.

Con la explicación anterior, queda claro que primero debemos determinar nuestro objetivo. ¿En cuál de los mencionados grupos pretendemos ubicar a la castidad? ¿Es demostrando a la norma de la castidad como un principio moral entre los seres humanos suficiente para el cumplimiento de nuestro reclamo o deseamos que sea promocionada en las leyes nacionales e incluso internacionales?

Ya que la castidad es generalmente aceptada como un principio moral por parte de la mayoría de los seres humanos y porque en las leyes nacionales de los países islámicos podemos presenciar el reflejo de esta norma, es adecuado investigar esta norma como una ley internacional de derechos humanos. Debemos tener en mente que los esfuerzos de los derechos humanos internacionales están para alcanzar estándares que puedan ayudar a las sociedades a evitar las dificultades enfrentadas por los seres humanos. Por lo tanto no hay nada acerca de alcanzar virtudes en los documentos de derechos humanos. De acuerdo con Henry Shaw, los derechos humanos incluyen el grado más bajo de comportamiento tolerable y aceptable y no incluyen  grandes ambiciones e ideas exaltadas (Shaw, 1996). Estos derechos garantizan simplemente esos estándares y por esta misma razón, la mayoría de sus temas legales y los temas relacionados con los derechos son  responsabilidad de los gobiernos. Esto da algo de capacidad a los gobiernos para la realización y expansión de algunos estándares de leyes religiosas, culturales y comunes que son congruentes con estos derechos.

El otro punto es el efecto de las leyes internacionales sobre derechos humanos.

Ya que los derechos humanos tienen como objetivo ser globales y este tema es de gran preocupación para los partidarios de los derechos humanos, no podemos ignorar el papel clave de las leyes internacionales. Sin embargo, el tema desafiante es si ¿es posible realizar los derechos humanos en todos lados y son de prioridad mundial? ¿Cuán resistentes son estos derechos contra de las diferencia religiosas y culturales? La importancia de esto quedará en claro cuando sepamos que la norma que estamos debatiendo, es decir la castidad, es en realidad una norma moral, pero la forma en que esta norma es llevada a cabo, la religión y la ley común juegan un rol esencial, entonces ¿es posible de alguna manera eliminar el encuentro entre religión y ley común?

  • Los obstáculos en plantear el tema de la castidad como un derecho humano de manera oficial:

Al investigar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la convención para la eliminación de toda forma de discriminación en contra de las mujeres, vemos algunos artículos que se hallan en contra de la norma de la castidad o incluso son consistentes con ciertos casos de comportamiento carente de castidad. En algunos casos, la castidad ha salido del ámbito de los derechos humanos. En esta sección, señalaremos brevemente estos artículos y aclararemos los casos de inconsistencia en ellos.

  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 11 (8)- Párrafo 2.

Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional.

Más allá de los derechos nacionales de cada gobierno, los derechos internacionales consideran que el más claro ejemplo de falta de castidad simplemente es el comercio de mujeres para la prostitución y el beneficio de este comercio y también el caso de violación. Las leyes internacionales no han señalado de manera explícita a otros casos de falta de castidad. Por lo tanto, otros casos como el adulterio o la vestimenta inadecuada no son considerados delitos a la luz de las leyes internacionales.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 18 (9):

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

En ese caso, en un país islámico, una persona es libre de elegir practicar las normas sociales y religiosas o no. Esto no solo creará caos en la sociedad, sino que esto está completamente en contra de algunas órdenes explícitas del Islam. Por lo tanto, con respecto de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los países islámicos tuvieron ciertas preocupaciones y condiciones y no aceptaron el artículo. Este artículo muestra que no hay ningún presupuesto religioso en esos documentos internacionales. Por lo tanto, el hecho que los derechos humanos sean globales ha sido desafiado seriamente con respecto de la población musulmana y los países islámicos.

  • Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres- Artículo 1 (10):

A los efectos de la presente convención, la expresión “discriminación contra la mujer” denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.

De acuerdo con el artículo anterior, cualquier limitación basada en el género está en contra de los derechos humanos. Por lo tanto, las leyes apuntadas a limitar la libertad social individual están en contra de este artículo. Sin embargo, la pregunta que puede hacerse aquí es si la falta de mención de las diferencias entre hombres y mujeres creará defectos en el artículo o no. Como en algunos artículos de esta convención, hay algunas facilidades para las mujeres basadas en las diferencias entre hombres y mujeres; ¿no es posible mencionar de forma explícita las diferencias entre hombres y mujeres en el mismo artículo?

En realidad, las leyes internacionales para cambiar el rol tradicional de los hombres y mujeres en las sociedades, apuntan en su mayoría a destruir las tradiciones y normas en general, mientras que debemos tener en cuenta que para eliminar las tradiciones erróneas, es mejor identificarlas caso por caso y que la única fuente confiable para esta identificación es esa sociedad particular y no una fuente externa a esa sociedad.

Las normas juegan un papel muy importante en la formación de las sociedades, sus leyes y regulaciones, de modo que debemos enfrentar el tema de las normas con mucho tacto y cuidado.

  • La convención para la eliminación de toda forma de discriminación contra las mujeres- Artículo 5 a:

Corregir y regular los paradigmas sociales y culturales del comportamiento de los hombres y las mujeres para eliminar los prejuicios y todas las tradiciones erróneas basadas en lo inferior o superior del sexo opuesto como también corregir los roles estereotipados para los hombres y las mujeres.

De acuerdo con este artículo, las normas y tradiciones no deben tener un papel en los paradigmas conductuales de los hombres y las mujeres en la sociedad. Mientras las normas sean una de las fuentes de los derechos humanos, debemos ver cuál fuente está autorizada para determinar las normas erróneas. En definitiva, cada sociedad está más consciente y es más responsable para con sus propias normas en comparación con la comunidad internacional. Por lo que cuando las normas  son uno de los factores más importantes en el mantenimiento de la castidad y para evitar la falta de castidad en las comunidades tradicionales, no debemos hacer un esfuerzo para subestimar la importancia del rol de esa norma.

  • Las formas de proponer la castidad como un derecho humano:

Al observar cuidadosamente los documentos internacionales sobre derechos humanos, nos damos cuenta que, aunque la norma de la castidad no ha sido mencionada en forma explícita, no hay aliciente expreso para las acciones carentes de castidad ni tampoco apoyo para dichas acciones. El tema de la concordancia de una norma con la idea general detrás de los derechos humanos antes mencionados puede ser una forma de promover la castidad a un derecho humanos, porque mientras la castidad es coherente con la idea general de los derechos humanos, algunos artículos sobre derechos humanos internacionales defienden la castidad o incluso rechazan de manera expresa ejemplos de violación a la castidad. Además, los documentos internacionales sobre derechos humanos acentúan de manera explícita el apoyo a la estructura de la familia y el papel principal de las mujeres en materialización de conformación y bienestar familiar y el progreso de la sociedad como también la importancia del rol social de las madres y el rol de los padres en una familia y en la educación de los hijos. Este apoyo depende de brindar las facilidades y prestar atención a sus principios.

Sin dudas, la castidad es uno de los principios más importantes de los temas mencionados lo que debe ser, por lógica, apoyado de manera legal. Además, los ejemplos de falta de castidad como la violación y la violencia sexual han sido expresamente declarados como hechos de violación a los derechos humanos. En tales casos, cuando el control de la persona sobre sus necesidades y deseos sexuales es quebrantado, su castidad también es distorsionada. Por lo tanto, la castidad también puede ser estudiada como un derecho humano tal como las leyes de los países y las declaraciones universales, de manera implícita, la defienden.

Podemos afirmar que las leyes de los países y los documentos internacionales defienden la castidad en forma tácita como un derecho humano. En esta sección, brevemente señalaremos algunos artículos de los documentos internacionales cuyo contenido está dirigido a crear consistencia entre la castidad y los derechos humanos.

  • La Convención Internacional relativa a la Represión de la trata de mujeres mayores de edad (1933) Artículo 1 (12)

Artículo 1: Deberá ser castigado quienquiera que, para satisfacer pasiones ajenas, haya conseguido, arrastrado o seducido, aun con su consentimiento, a una mujer o muchacha mayor de edad para ejercer la prostitución en otros países, aun cuando los diversos actos que sean constitutivos del delito se hayan realizado en distintos países.

En este artículo, se han explicado algunos ejemplos de acciones y actos carentes de castidad señalados como delitos. Además, se menciona en este artículo la expresión “satisfacer pasiones”.

De estas declaraciones, puede entenderse que el presupuesto de estos documentos y textos está basado en la aceptación de la norma de la castidad como un derecho humano fundamental y básico. Este derecho es tan fuerte que el lugar en el que el delito antes mencionado es cometido no lleva a la cancelación del delito. Además, el conato del delito de contratar mujeres y muchachas adultas y comerciarlas para la prostitución también es punible por ley.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 12 (13)

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Basados en el antes mencionado artículo, el derecho a la dignidad y la reputación pueden ser una fuente del mantenimiento del derecho a la castidad para las personas.

En realidad, el tema de la dignidad está directamente relacionado con la castidad y es a la luz de la castidad que un individuo obtiene dignidad. Es obvio que dar prioridad al derecho a la dignidad garantiza la importancia de la norma de la castidad y tal como la dignidad es respalda por la ley, sus principios, incluida la castidad, deben ser respaldados por la ley.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 16- Párrafo 3 (14)

La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a protección de la sociedad y el Estado.

Apoyar a la familia como un elemento natural y fundamental de la sociedad desempeña un rol importante en demostrar nuestro objetivo que es la promoción de la castidad a nivel de derecho humano.

Hay numerosos ejemplos en los documentos de derechos humanos que respaldan a la familia. Apoyar a la familia requiere de apoyar a sus principios también, y la castidad es uno de los principios más importantes de la familia. El efecto de la castidad en mantener y proteger a la familia no precisa de un informe detallado.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 22 (15)

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social,  y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, había cuenta de la organización y los recursos del Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables para su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Prestar atención a la observancia de la castidad, además de ser una preocupación personal para todos y cada uno, puede ser una de las responsabilidades de los gobiernos. Como el gobierno es un elemento, cuya principal prioridad es brindar seguridad en la sociedad, es responsable de establecer leyes con respecto al atuendo y determinar el castigo para los casos de conductas carentes de castidad. El establecimiento de tales leyes y normas tiene como objetivo garantizar la castidad en la sociedad.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 29- Párrafos 1 y 2 (16)
  • Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que solo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.
  • En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y el bienestar general en una sociedad democrática.

El crecimiento libre y completo de la personalidad de un ser humano depende de la completa atención a sus derechos naturales, uno de los cuales es la castidad.

Además, brindar orden público y bienestar en una sociedad, el prestar atención a los requerimientos de la correcta moral es esencial. La determinación de estos requerimientos de la correcta moral es la responsabilidad de las leyes nacionales de cada país como también de la ley común que regula a cada sociedad en particular.

Este artículo acentúa los principios legales, morales de la ley común de cada sociedad y muestra la atención de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con respecto a este tema.

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos- Artículo 30 (17):

Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

La interpretación de todos y cada uno de los artículos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos debe ser otorgada a fuentes confiables. Las leyes nacionales de cada país pueden tomar cartas en el asunto con sus principios básicos, respecto de la consistencia de estos artículos, sin prestar atención a las preferencias individuales y grupales.

Asimismo, este artículo hace posible para determinar los comentarios y notas con las que algunos países islámicos se han postulado para ser agregados a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En otras palabras, las leyes nacionales e internacionales de cada gobierno y país son prioritarias cuando se las compara a esta declaración. Por lo tanto, con respecto de la castidad y los casos de conducta carente de castidad, los gobiernos son libres de determinar sus propios ejemplos.

 

Notas al pie: 8, 9, 10, Series de Documentos de Derechos Humanos Internacionales.

8- p. 73; 9- p. 75; 10- p. 171

Notas al pie: Series de documentos internacionales de derechos humanos, 12- p. 185; 13- p. 74; 14- p. 74

Notas al pie: Series de documentos internacionales sobre los derechos humanos, 15- p. 75; 16- p. 77; 17- p.77

 

Filed in: Derecho, Destacado, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.