8:19 am - Sábado octubre 21, 2017

Que dicen los no musulmanes sobre el Imam Hussein (A.S.)

Mahatma Gandhi (1869-1948)

Pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio. Líder del Movimiento de Independencia Indio contra el Régimen Británico.

“Estoy convencido que el avance del Islam no depende del uso de la espada por sus creyentes, sino que es el resultado del sacrificio supremo de Hussein, el gran santo.”

 

Charles Dickens (1812-1870)

Escritor y novelista inglés, uno de los más conocidos de la literatura universal, y el más sobresaliente de la era victoriana.

“Si Hussain luchó para saciar sus deseos mundanos, entonces yo no entiendo por qué sus hermanas, esposas e hijos lo acompañaron. Es lógico, por lo tanto, que se sacrificó puramente por el Islam.”

 

Dr. Rajendra Prasad (1884-1963)

Político y abogado indio, el primer Presidente de la India, perteneciente al Congreso Nacional Indio durante el movimiento de independencia de la India, el más importante líder de la región del Bihar

“El sacrificio del Imam Hussain no se limita a un país o nación, sino que es el estado hereditario de la hermandad de toda la humanidad”.

 

Dr. Radha Krishnan (1888-1975)

Filósofo, catedrático y político indio, segundo presidente constitucional de su país

“Aunque el Imam Hussein dio su vida hace casi 1300 años, su alma indestructible gobierna los corazones de la gente incluso hoy en día”.

 

Swami Shankaracharya

Religioso Indio

“Es el sacrificio del Hussein lo que ha mantenido vivo al Islam, sino en este mundo no quedaría nadie para profesar el nombre del Islam”.

 

Rabindranath Tagore (1861-1941)

Poeta bengalí, poeta filósofo del movimiento Brahmo Samaj, artista, dramaturgo, músico, novelista y autor de canciones. Premio Nobel de Literatura 1913.

“Con el fin de mantener viva la justicia y la verdad, en lugar de con un ejército o con armas, el éxito puede lograrse sacrificando vidas, exactamente como lo hizo el Imam Hussein”.

 

Pandit Jawaharlal Nehru (1889-1964)

Primer ministro de la India desde la Independencia hasta su muerte. 

“El sacrificio del Imam Hussein es, para todos los grupos y comunidades, un ejemplo del camino de la rectitud”.

 

Mrs. Sarojini Naidu (1879-1949)

Luchadora por la libertad y poeta en la India moderna

“Felicito a los musulmanes, que de entre ellos nació Hussein, un gran ser humano, que es totalmente venerado y honrado por todas las comunidades”.

 

Reynold Alleyne Nicholson (1868-1945)

Orientalista inglés

“Hussein cayó, atravesado por una flecha, y sus valientes seguidores fueron reducidos a su lado hasta el último hombre. La tradición Muhammadiana, que con raras excepciones es uniformemente hostil hacia la Dinastía Omeya, se refiere al Hussein como un mártir y a Yazid como su asesino”.

 

Robert Durey Osborn (1835-1889)

Oficial de la Armada Británica. Pensador en asuntos religiosos y políticos. Orientalista.

“Hussein tuvo un hijo llamado Abdallah, de sólo un año de edad. Había acompañado a su padre en esta terrible marcha. Conmovido por sus gritos, él tomó al niño en sus brazos y lloró. En ese instante, una flecha de las filas hostiles perforó el oído del niño, quien falleció en los brazos de su padre. Hussein colocó el pequeño cadáver en el suelo. “Venimos de Dios, y volvemos a Él!” clamó: “¡Señor, dame fuerzas para soportar estas desgracias!”.

Desmayado de sed y agotado por las heridas, luchó con desesperado coraje, matando a varios de sus contrarios. Al fin fue cortado por detrás; en el mismo instante una lanza fue empujada por su espalda y lo llevó al suelo; puesto que el que repartió este último golpe retiró su arma, el hijo del malogrado Ali rodó sobre un cadáver. Su cabeza fue cortada del tronco; el tronco fue pisoteado bajo los cascos de los caballos de los vencedores; y a la mañana siguiente las mujeres y un hijo pequeño sobreviviente fueron llevados a Kufa. Los cuerpos de Hussein y sus seguidores quedaron insepultos en el lugar donde cayeron.

Durante tres días quedaron expuestos al sol y al rocío de la noche, a los buitres y a los animales que rondan los residuos; pero entonces los habitantes de una aldea vecina, horrorizados de que el cuerpo de un nieto del Profeta fuese así vergonzosamente abandonado a las bestias inmundas del campo, desafiaron  la ira de Obaidallah, y enterraron el cuerpo del mártir y los de sus amigos heroicos”.

 

Sir William Muir (1819-1905)

Orientalista escocés

“La tragedia de Karbala decidió no sólo el destino del califato, sino de los reinos mahometanos mucho después de que el califato se hubiera desvanecido y desaparecido”.

 

Peter J. Chelkowski (1933)

Profesor de Estudios Orientales e Islámicos de la Universidad de Nueva York.

“Hussein aceptó y salió de La Meca con su familia y una comitiva de unos setenta seguidores, pero en la llanura de Karbela fueron capturados en una emboscada puesta por el califa Yazid. Aunque la derrota era cierta, Hussein se negó a rendirle respeto. Rodeado por una gran fuerza enemiga, Hussein y su compañía estuvieron sin agua durante diez días en el ardiente desierto de Karbela. Finalmente Hussein, los adultos y algunos hijos varones de su familia y sus compañeros fueron cortados a pedazos por las flechas y espadas del ejército de Yazid; sus mujeres y los niños restantes fueron llevados como cautivos a Yazid en Damasco. El renombrado historiador Abu Reyhan al-Biruni afirma: “Entonces el fuego fue instalado en su campamento y los cuerpos fueron pisoteados por los cascos de los caballos, nadie en la historia del género humano ha visto tales atrocidades”.

 

Simon Ockley (1678-1720)

Orientalista británico

“Entonces Hussein subió a su caballo, tomó el Corán y lo puso delante de él, y acercándose al pueblo, los invitó a cumplir con su deber añadiendo:” Oh Dios, tú eres mi confianza en cada problema y mi esperanza en cada adversidad”,  y luego les recordó su excelencia, la nobleza de su nacimiento, la grandeza de su poder y su gran descendencia, y dijo: “Considerad con vosotros si un hombre como yo no es mejor que ustedes, yo que soy el hijo de la hija de vuestro Profeta, mas allá del cual no hay otro sobre la faz de la Tierra..

Ali era mi padre; Jaafar y Hamza, los jefes de los mártires, eran mis tíos; y el apóstol de Dios, sobre el cual está la paz, dijo tanto de mí como de mi hermano, que éramos los lideres de la juventud del paraíso. Si me creen, lo que digo es verdad, porque por Dios, nunca he dicho de veras una mentira desde mi entendimiento; porque Dios odia la mentira. Si no me creen, pídanles a los compañeros del apóstol de Dios [aquí los nombró], y ellos les dirán lo mismo. Déjame volver a lo que tengo. Preguntaron: « ¿Qué le impidió ser gobernado por el resto de sus parientes?». Él respondió: “Dios no quiere que luego yo ponga mi mano en la resignación de mi derecho de una manera servil. Recurro a Dios de todo tirano que no cree en el día de la cuenta”.

 

Edward G. Brown (1862-1926)

Orientalista británico

“Un recuerdo del campo manchado de sangre de Karbala, donde el nieto del Apóstol de Dios cayó finalmente, torturado por la sed y rodeado por los cuerpos de sus parientes asesinados, ha sido suficiente en cualquier momento desde entonces para evocar, incluso en el más tibio e inconsciente, las emociones más profundas, el dolor más frenético y una exaltación de espíritu ante el cual el dolor, el peligro y la muerte se reducen a trivialidades desconsideradas “.

 

Ignaz Goldziher (1850-1921)

Orientalista húngaro. Estudioso del Islam.

“Desde el día negro de Karbala, la historia de esta familia ha sido una serie continua de sufrimientos y persecuciones que se narran en poesía y prosa, en una rica literatura de martirología – una especialidad chií – y constituyen el tema de las reuniones chiíes en el primer tercio del mes de Muharram, cuyo décimo día (‘Ashura) se mantiene como el aniversario de la tragedia en Karbala. Las escenas de esa tragedia también se representan en este día de conmemoración en forma dramática (ta’ziya).

‘Nuestras fiestas son nuestras asambleas de duelo’. Así concluye un poema de un príncipe de la orden chií que recuerda a los muchos mihan (grandes) de la familia del Profeta. Llorar y lamentar los males y las persecuciones sufridas por la familia de ‘Ali y el duelo por sus mártires: estas son las cosas de las que no pueden dejar de realizar los partidarios leales de la causa. ‘Más conmovedor que las lágrimas de los chiíes’ se ha convertido en un proverbio árabe”.

 

Edward Gibbon (1737-1794)

Historiador británico, considerado como el primer historiador moderno, y uno de los historiadores más influyentes de todos los tiempos.

“En una época y en un ambiente lejano la trágica escena de la muerte de Hussein despertará la simpatía del lector más frío.”

 

Thomas Carlyle (1795-1881)

Historiador, crítico social y ensayista escocés.

“La mejor lección que obtenemos de la tragedia de Karbala es que Hussein y sus compañeros eran rigurosos creyentes de Dios. Ellos enseñan que la superioridad numérica no cuenta a la hora de la verdad y la mentira. La victoria de Hussein pesar de su minoría me maravilla! ”

 

Dr. K. Sheldrake (1881-?)

Británico convertido al Islam y por corto tiempo declarado a sí mismo rey de Islamistan en la región de Xinjiang en China durante la era Warlord.

“Husain marchó con su pequeña empresa no hacia la gloria, no por poder o  riqueza, sino hacia un sacrificio supremo, y todos los miembros de ese grupo valiente, de hombres y mujeres, sabían que los enemigos eran implacables, no sólo estaban dispuestos a luchar, sino a matar Denegado incluso el agua para los niños, permanecían sedientos bajo un sol abrasador, en medio de arenas tórridas, sin embargo, nadie vaciló ni un momento y valientemente enfrentaron las mas grandes dificultades sin vacilar”.

Fuente: www.ImamHussain-lib.com – The Public Library of The Holy Shrine of Imam Hussain (AS)

Link: http://www.sibtayn.com/en/index.php?option=com_content&view=article&id=5644&Itemid=701

Traducción: LAILA HAKIM para UMMA

Filed in: Destacado, Religión, Social

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.