1:26 pm - martes noviembre 19, 2019

6 graves atrocidades de Reza Khan Pahlavi al prohibir el hiyab a las iraníes

Lo que el malvado régimen Pahlavi infligió a este país y a esta nación durante su oscuro y humillante gobierno conforma, de hecho, una de las eras más amargas de nuestra historia. Una de las actividades catastróficas fue el comunicado del 8 de enero de 1936 que tuvo lugar durante el gobierno de Sha Reza. De acuerdo al plan, los enemigos del Islam e Irán que disfrutaban de la ayuda de los intelectuales afines a la dinastía Pahlavi decidieron quitar a las mujeres iraníes su decencia y su hiyab y erradicaron el enorme poder de la fe que existía en las sociedades musulmanas debido a la decencia de las mujeres.
Uno de los delitos más graves del malvado régimen Pahlavi fue el comunicado del 8 de enero de 1936. Prohibir el hiyab fue quitar la protección y la distancia puesta por el Islam entre los dos sexos. El hiyab es una práctica saludable que beneficia a los hombres y a las mujeres como también a la sociedad. Habían planeado infligir todos los malignos abusos sufridos por las mujeres en las sociedades occidentales a las musulmanas iraníes. Utilizando poderosas armas tácticas, Khan Reza llevó adelante este plan dentro del país.
Lo que lograron las occidentales al zambullirse en el fango de la corrupción y la perversión fue la destrucción de la familia. Que las mujeres solo podían avanzar en las ciencias y la política o en las actividades sociales con solo quitarse el hiyab fue una absoluta mentira. Las mujeres solo podían hacerlo aferrándose a su hiyab y decencia y hemos experimentado ese hecho en nuestro país islámico. Prohibir el hiyab fue un preludio para quitar a las mujeres su decencia y dignidad. Tenía
como fin el mantener ocupadas a las personas con potentes deseos sexuales. Pretendían evitar que la gente realizara otras cosas y tuvieron éxito por algún tiempo. Pero la fuerte fe de la nación iraní no permitió que eso sucediera. A pesar de todas las censuras al hiyab en el pasado, nuestras musulmanas resistieron la represión durante y después del régimen de Khan Reza de diferentes formas. Entonces, el 7 de enero de 1978 en Mashad, una gran procesión de musulmanas disparó una manifestación para “mantener el hiyab”. Me encontraba en el exilio cuando oímos las noticias acerca de valientes creyentes musulmanas que habían inducido la manifestación. Lo que conté fue solo una pequeña parte de todos los desastres que el régimen Pahlavi había causado. Destruyeron los ideales religiosos, los valores morales, el crecimiento económico, nuestro honor íntimo y en poco tiempo, todos los recursos de una nación se encontraban entre los actos que el régimen dictatorial y tiránico cometió

  1. La remoción del velo: un recuerdo que Reza Khan trajo de Occidente.
    Cuando Reza Khan, el matón tirano, deseaba sumergirnos en tradiciones occidentales, lo primero que trajo fue el estilo de vestir y la remoción del velo: esto se logró por medio del uso de la fuerza a través ¡de su forma de intimidación! Los vestidos tenían que ser cortos, los sombreros tenían que ser de un modelo en especial -incluso cambiaron de nombre, los sombreros se convirtieron en ¡chapeaux! Si alguien se atrevía a usar un sombrero distinto del “sombrero Pahlavi”, que era el nombre dado al estilo que se usaba en esa época, o usaba vestidos más largos, eran golpeadas y repelidas.
    Adoptaron estas tradiciones de la cultura occidental. A las mujeres no se les permitía mantener sus velos. Sus chadores (el hiyab iraní) ya habían sido prohibidos. Si se cubrían el cabello y el cuello ¡eran golpeadas! ¿Por qué? Porque en Occidente las mujeres no usaban pañuelos sobre el cabello. Estos estilos eran adoptados de Occidente. No trajeron lo que nuestra nación verdaderamente necesitaba. Ni conocimiento, ni experiencia, ni diligencia y trabajo duro o asunción de riesgos -que eran los buenos aspectos de la cultura occidental- nada de eso nos fue traído. Por otro lado, las cosas que fueron traídas a nuestra nación fueron aceptadas sistemáticamente. Trajeron ideas, pero fueron aceptadas sin análisis. Dijeron que teníamos que seguirlas porque venían de Occidente. La vestimenta, la comida, el lenguaje e incluso su forma de caminar era como la de los occidentales, por lo que se supusieron aceptados. No había salida. Para un país, este es el peor tipo de veneno. Quienes han leído la historia de la época cuando la remoción del hiyab y la vestimenta indecente fue impuesta en la sociedad por la pervertida dinastía Pahlavi; o aquellos que estaban presentes en ese momento y pueden recordar los hechos, saben cómo la remoción del hiyab, la socialización descontrolada y desinhibida de hombres y mujeres fueron traídas al país e impuestas a la nación. Nuestra nación no aceptó fácilmente este fenómeno. Sin embargo, por desgracia, hubo gente que nació en esa cultura y jamás fue conciente de la indecencia de ella; ya que por dos o tres generaciones fueron sometidas al infame reinado de Pahlavi hasta la victoria de la Revolución Islámica.
  2. Con el falso pretexto de mejorar la posición de las mujeres, el régimen Pahlavi le quitó a las mujeres la vestimenta nacional y tradicional.
    Quien dio el mayor paso a favor de la cultura occidental -lo que en realidad es la hegemonía occidental sobre Irán- y a favor de la colonización británica, fue Reza Khan. Verán, este tipo de acción es percibida de forma muy deshonrosa actualmente si un rey cambia por completo la cultura de la vestimenta de un país. Por ejemplo, si se viaja a la India o a distintas partes del mundo, las naciones tienes sus propias formas de vestirse; y están orgullosas de ello y no se avergüenzan de esto. Pero en Irán, ¡prohibieron repentinamente
    el vestuario [nacional]! ¿Por qué? Porque, dijeron, no era posible convertirse en académico con ese tipo de indumentaria. ¡Sorprendente! Nuestros más prominentes científicos -científicos iraníes cuyas obras aún son enseñadas en Europa- crecieron bajo la misma cultura. ¿Cómo puede tener impacto la tradición en la vestimenta [en su obra académica]? ¡Es una observación carente de sentido! Insinuaron ese absurdo motivo, y cambiaron la vestimenta tradicional de una nación quitando los chadores de las mujeres. Alegaban que “una mujer no puede ser académica o científica y tomar parte de las actividades sociales mientras usa un chador”. Mi pregunta es: “Al sacar el chador en nuestro país, ¿qué porcentaje de mujeres fue parte de actividades sociales?” ¿¡Se les otorgó oportunidades a las mujeres para ser tomar parte de las actividades sociales durante el reinado de Reza Khan y su hijo!? A los hombres no se les dio oportunidad, tampoco a las mujeres. Cuando las mujeres iraníes ingresaron al ámbito de la actividad social, levantando fuertemente el país con sus vigorosas manos y alentaron a los hombres a seguirlas al campo de combate, lo hicieron usando chadores. ¿¡Qué efecto negativo puede tener el chador!? ¿Cómo puede impedir una indumentaria la actividad de un hombre o una mujer? Lo más importante es cómo es el corazón de una persona; cómo es su mente, cómo es su fe; cómo es su personalidad, qué motivaciones son creadas para su actividad social o científica. Este matón ignorante -Reza Khan- llegó al poder y se rindió a los enemigos. ¡Súbitamente cambió la cultura del vestido del país, cambió muchas de las tradiciones y prohibió la religión! Realizó acciones que todos hemos oído – que se llevaron a cabo durante el régimen Pahlavi, por medio de la coerción y la matonería. Se volvió popular a los ojos de los occidentales- es decir, de los colonizadores.
  3. Las mujeres fueron oprimidas en la sociedad monárquica
    Las mujeres estuvieron verdadera y totalmente desamparadas en la sociedad del autosometido y malvado régimen monárquico. Si una mujer deseaba ingresar a la universidad era obligada a renunciar a su religión, piedad y decencia. Una musulmana no podía retener su hiyab, su decencia y su dignidad con facilidad en las universidades, en el ámbito académico, científico o cultural. ¡Era imposible! Una musulmana no podía, en las calles de Teherán y otras ciudades, caminar con dignidad y decencia islámica, incluso con hiyab parcial, sin ser acosada y abusada por personas vulgares obsesionadas con la corrupción y la inmoralidad traída desde occidente. Habían creado una situación en la que generalmente era imposible para las mujeres adquirir conocimientos.
    Había algunas excepciones. Pero hablando en general, las mujeres no podían ingresar al ámbito académico, a menos que ¡se quitaran el velo y renunciaran a la piedad y dignidad islámica! Lo mismo sucedía en la esfera social. Si una mujer deseaba tener una posición en la sociedad o en la política durante el Irán monárquico, tenía que renunciar al hiyab, la dignidad, la decencia y la gracia de una musulmana. Además, también dependía de sus cualidades y esencia innatas. Si era muy débil espiritualmente, se arrastraría a las profundidades [de la indecencia]. Si se autocontrolaba, podía preservarse hasta cierto punto, pero estaba enfrentando constantemente presiones cada vez mayores del entorno social. Nuestra sociedad fue asì hasta el 16 de enero de 1990.
  4. Describir falsamente a las mujeres forzándolas a exhibirse ante los hombres.
    En el régimen anterior, una gran cantidad de mujeres eran analfabetas e ignorantes en temas sociales- esto es porque no tenían permitido obtener información. Las mujeres habían crecido indiferentes hacia el destino del país, al punto que ni sabían que podían tener un rol en el futuro del país. Sin embargo, se veían europeas en apariencia y algunas incluso habían sobrepasado los estándares europeos [al vestirse provocativamente]. Cuando se las veía se podía pensar que acababan de llegar a Irán desde un país europeo y un entorno occidental. Sin embargo, si se comenzaba a hablar con ellas, rápidamente se notaba que no estaban muy educadas si es que no eran analfabetas. Forzaron a las mujeres a crearse una falsa identidad a través de atraer las miradas y la exhibición de sí mismas. Esto era una desviación para una mujer, no un avance. ¿Hay delito mayor contra una mujer que preocuparla con maquillaje, moda, vestimenta, oro y otros accesorios y sacar ventaja de ella como un medio para lograr varios objetivos, no permitiéndole que ingrese al campo de la política, la ética y la educación? Esto es lo que fue hecho en el régimen anterior con un planeamiento preciso.
  5. La mayor opresión contra la mujer fue preocuparla con el consumismo y la exhibición.
    Después de todas las calamidades que le fueron infligidas a las mujeres en el pasado, en Oriente, Occidente, culturas iraníes y no iraníes (no es necesario mencionarlas, todos las conocen) el Islam le dio una nueva vida a las mujeres. En nuestra sociedad iraní, la mujer aún no se halla al nivel requerido por el Islam, ni en derechos sociales, derechos individuales a la propiedad o leyes relacionadas. En algunas partes de nuestra sociedad las mujeres son maltratadas, lo que es algo que sucede no solo en Irán. Desgraciadamente, a lo largo de la historia, las mujeres se han encontrado bajo opresión, lo que principalmente es debido al hecho que la posición y valor de una mujer no es entendido de manera precisa. Por supuesto, esto ha existido en distintas partes del mundo, de diferentes formas y continua existiendo; no solo sucede en nuestra sociedad. Sin embargo, en nuestra sociedad, debe ser tal como el Islam lo solicita. La mujer debe encontrar su verdadera posición; no debe ser oprimida por simplemente ser una mujer. Es descorazonador ver tanta opresión sobre las mujeres- opresiones que se reconocen como opresiones; y hay tantas formas de opresión que ni siquiera son reconocidas como tales, en tanto que se trata de verdaderos actos de opresión; tales como llevar a las mujeres a la ostentación, exhibicionismo, consumismo, adornos ostentosos, gastos extravagantes y convertirse en un bien de consumo. Esta es la mayor opresión a las mujeres. Podemos decir que ninguna otra opresión es peor porque la volverá completamente negligente de sus ideales y propósitos hacia la perfección y la mantendrá ocupada con asuntos triviales. Esto fue llevado a cabo durante el opresivo régimen monárquico, a lo que le fue puesto fin.
  6. ¿Las mujeres eran más intelectuales durante la era del régimen Pahlavi o durante la Revolución Islámica?
    No tuvimos muchas mujeres destacadas durante la era de taghut [en este caso la era Pahlavi]. Esta es mi declaración y me apego a ella. Actualmente, el número absoluto y relativo de investigadoras, profesoras, científicas y mujeres intelectuales -quienes trabajan en diferentes áreas y son expertas en dichas áreas- poetisas y artistas, como también escritoras de ficción, poetisas y pintoras, es mucho más grande que el número de mujeres así durante la época del taghut. La época de taghut [la era Pahlavi] fue un período en el que habían destruido el hiyab y la creencia en la necesidad de la distancia entre hombres y mujeres y solían promover la decadencia diariamente. Además, en ciertos casos, sus acciones fueron más excesivas y peores que en los países europeos. Actualmente, en la República Islámica, tenemos un número muy grande de personalidades científicas y políticas y expertas culturales y artísticas que usan hiyab, chador o pañuelos en la cabeza. En aquella época [taghut] ni siquiera teníamos un pequeño número de mujeres así de grandes. Había muy pocas mujeres que practicaran este modo de vida. Esto prueba una teoría, que es exactamente la contraria a la intentaban demostrar. Esta teoría revela que promover ese tipo de decadencia no solo no ayuda a las mujeres a fortalecer su espiritualidad y desarrollar sus capacidades, sino que las mantiene ocupadas en asuntos tales como la apariencia externa y los problemas que ello acarrea. Esto impide que las mujeres se dirijan hacia la perfección y la trascendencia.

Fuente: http://english.khamenei.ir/news/6222/6-major-atrocities-by-Reza-Khan-Pahlavi-in-banning-hijab-for
Traducido por M. Fabiana Ríos para www.umma.org.ar

Filed in: Hiyab, Política, Religión, Secretaría de Derechos Humanos Islámicos

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.