10:34 pm - Sábado julio 20, 2019

La Escuela de Ahl- ul- Bayt

Domingo 21 de octubre de 2012    Imam Muhammad Jawad Chirri

 

Estamos seguros que el Profeta no ordenó a los musulmanes ni les recomendó que siguieran los veredictos de alguno de los cuatro imames. No hay informes acerca de declaraciones del Profeta ordenando que se siguiera a alguno de los cuatro imames (Abu- Hanifah, Malik, Shafi’i o Ibn Hanbal).

Sin embargo los sunitas y los chiitas registraron en sus tradiciones que el Mensajero ordenó a los musulmanes seguir a los miembros de su Casa. Al- Tirmidhi, y otros autores de la Shia, informaron que Zayd Ibn Arqam relató que el Mensajero de Dios dijo:

“Verdaderamente les estoy dejando lo que, si lo siguiereis, jamás os extraviareis: el Libro de Dios, un cabo que se extiende del cielo a la tierra y los Miembros de mi Casa. Jamás se separaran de entre ellos hasta que vengan a mí el Día del Juicio, mientras estoy de pie junto a la Hawd (fuente). Sed cuidadosos en cómo tratáis a los dos que me siguen.” Al- Tirmidhi, su Sunan, parte 5, p. 329.

Al- Tirmidhi también dijo:

“En cuanto a este tema existen hadices de Abu Dharr y de Abu Sa’id y Zayd Ibn Arqam y de Hudhayfah Ibn Usayd.”

Este hadiz claramente indica que el Mensajero ordenó a los musulmanes a seguir el Libro de Dios y las instrucciones de los miembros de su Casa en cuanto a las leyes islámicas. Nos informó que las instrucciones de los Miembros de su Casa siempre están de acuerdo con el Corán. Declaró que el Corán y si Itrah (los Miembros de su Casa) jamás se apartarán uno de otros hasta el Día del Juicio.

Los estudiosos musulmanes pueden argumentar acerca de las indicaciones de su hadiz que el Profeta Muhammad señalaba a los Miembros de su Casa para que fueran los califas después de él. Pero no es lógico argumentar acerca de las indicaciones de este hadiz en que el Profeta deseaba que los musulmanes siguiesen las instrucciones de los Miembros de su Casa con respecto al gobierno islámcio.

No es necesario subrayar que la autenticidad de este hadiz, después que fue informado por alrededor de veinte compañeros (N. del E.: por favor ver el Hadiz Al- Thaqalayn, un estudio de si tawatur) Los estudiosos musulmanes sunitas dicen que es obligatorio seguir a una de las cuatro escuelas y sus veredictos. Aunque jamás fue informado que el Profeta hijera que el deber de los musulmanes sea seguir los veredictos de estas cuatro escuelas. Sabiendo esto, no hallamos justificativo para que los estudiosos sunitas se rehúsen a seguir las instrucciones de los Miembros de la Casa del Santo Profeta Muhammad luego que el propio Profeta Muhammad testimoniara que los miembros de su Casa son aliados del Corán y jamás se separarán de él.

Lo mínimo que los musulmanes deben hacer hacia las enseñanzas de los miembros de la Casa de el Santo Profeta Muhammad es considerar su enseñanza igual a las de las cuatro escuelas (si no mejor).

El hecho es que los seguidores de las cuatro escuelas tomaron una actitud negativa hacia las enseñanzas de los Imames de la Casa del Profeta sin conocer sus enseñanzas. Pensaron, sin investigación alguna, que sus enseñanzas no eran dignas de consideración y respeto. Esto nos dice que los seguidores de las cuatro escuelas no estaban de acuerdo con sus imames y que ostentaban más realeza que los reyes. Abu Hanifah era un estudiante del Imam Ja’far, y creía que el Imam Ja’far era el  más entendido en ley islámica de entre la gente de su época.

El abasida Al- Mansur le ordenó a Abu- Hanifah que prepare un cierto número de preguntas con respecto a la ley islámica y le preguntara al Imam estas cuestiones en presencia de Al- Mansur. Abu- Hanifah preparó cuarenta difíciles preguntas y se las realizó al Imam Ja’far en presencia de Al- Mansur. El Imam no solo respondió todas las preguntas sino que también informó acerca de las opiniones de los estudiosos iraquíes y de los hijazi. Abu- Hanifah, comentó sobre este episodio diciendo:

“Verdaderamente, el más entendido entre las personas es el más entendido de sus diferentes opiniones.” Abu Hanifah describió sus sentimientos (cuando ingresó al palacio de Al- Mansur y halló al Imam Ja’far con ´´el) diciendo:

“Cuando vi al Imam Ja’far, sentí que su personalidad demandaba más respeto que la del propio califa. Aunque era el califa el que gobernaba el mundo musulmán y el Imam Jafar era un ciudadano común.” (Sheij Muhammad Abu Zahra, Al- Imam Al- Sadiq, p. 27)

El Imam Malik también era uno de los estudiantes del Imam Ja’far y se cuenta que Malik dijo:

“Solía acudir a lo de Ja’far Ibn Muhammad, y acudí a él durante mucho tiempo. Cada vez que lo visitaba, lo hallaba orando, ayunando o leyendo el Corán. Cada vez que comentaba una declaración del Mensajero de Dios, lo hacía con la ablución. Era un adorador distinguido a quien no le interesaba el mundo material. Era una de las personas que temían a Dios.”

El Imam Ahmad Ibn Hanbal comentaba el famoso hadiz de Thaqalayn (los dos valiosos) a través de más de un fuente. Informó a través suyo a Zayd Ibn Thabit que el Profeta dijo:

“En verdad os dejo dos Califas: El Libro de Dios, un cabo extendido entre el cielo y la tierra y los miembros de mi Casa. Jamás se apartarán uno de otros hasta el Día del Juicio” (Imam Ahmad, su Musnad, parte 5, p. 181)

El Imam Ahmad también informó a través suyo a Abu Sa’id Al- Khudri que el Mensajero de Dios dijo:

“Ciertamente estoy por ser llamado (por Dios) y responderé (al abandonar este mundo), y os voy a dejar dos valores: el Libro de Dios y los miembros de mi Casa. El Libro de Dios (que) es un cabo extendido entre el cielo y los miembros de mi Casa. El Todopoderoso me informó que ninguno de los dos se separará entre sí hasta que me encuentran próximo a la Fuente. Sed cuidadosos en vuestro trato para con ellos después de mí (misma fuente, parte 3, p. 17).

El Imam Ahmad también relató este hadiz a través de sí a Zayd Ibn Arqam (misma fuente, p. 371). El Sheij Muhammad Abu Zahar que era uno de los sobresalientes eruditos sunitas contemporáneos dijo:

“Los estudiosos musulmanes de las distintas escuelas islámicas jamás coincidieron de manera unánime en un tema tanto como en lo que coincidieron acerca del conocimiento del Imam Ja’far y su virtud. Los imames sunitas que vivieron durante su época fueron sus estudiantes. Malik fue uno de ellos y aquellos que eran contemporáneos como Malik, tal como Surfyan Al- Thawri y muchos otros. Abu Hanifah también fue su estudiante a pesar de tener casi la misma edad, y él consideraba que el Imam Ja’far como el más entendido del mundo musulmán (misma fuente, p. 66).

El Imam Al- Shafi estaba verdaderamente ligado a los miembros de la Casa del Profeta. Su amor y adhesión a sus maneras era bien conocida y expresada por los estudiosos que contaban con la confianza de los musulmanes. El Imam Al- Razi registraba en su comentario del siguiente versículo del Corán:

“Decid (a los musulmanes). “No os pido recompense (por mi esfuerzo para guiaros en el camino correcto) más que vuestro amor por mi familia cercana.”

El Imam Al- Shafi y su poesía dijeron:

“Miembros de la Casa del Profeta, vuestro amor es un deber Divino para la humanidad. Dios lo reveló en Su Corán. Es de vuestras más elevadas distinciones que quien no os reza, no reza.” También dijo “Si el amor de los miembros de la Casa del Profeta es Rafd (rechazo), que la humanidad y los Jinns atestigüen que soy un rechazador.”

 

Adaptado del libro: “The Shi’ites under attack” (Los chiítas bajo ataque) del Imam Muhammad Jawad Chirri.

 

Traducido por Fabiana Ríos, para UMMA, de:
http://en.rafed.net/index.php?option=com_content&view=article&id=9533:the-school-of-ahl-al-bayt&catid=77:beliefs&Itemid=842

 

 

Filed in: Doctrina Islámica

No comments yet.

Deja un comentario

Debes iniciar sesion para dejar un comentario.